Diez obras imprescindibles sobre Alejandro Magno

24 jun, 2011 por



“Si alguien tiene derecho a ser juzgado de acuerdo con las normas de su propio tiempo, ese alguien es Alejandro.”

Hermann Bengston, The Greeks and the Persians

Alejandro III de Macedonia (356-323 a. C.), conocido como el Magno, solo vivió 32 años, pero le bastó ese tiempo para cambiar la faz de la tierra para siempre. Ya en su tiempo fue adorado como un dios y, después de su muerte, su cuerpo momificado y exhibido en el célebre Soma de Alejandría fue visitado y adorado por millones de personas, desde emperadores y poderosos hasta el más humilde esclavo.

En la Biblia, aun siendo ella misma a menudo un panegírico de la extrema violencia se hace, empero,  un relato negativo de sus hazañas. El Libro de los Macabeos (1, 1-9) comienza con una valoración particularmente hostil: “Alejandro el macedonio, hijo de Filipo, que ocupaba el trono de Grecia, salió de Macedonia, derrotó y suplantó a Darío, rey de Persia y Media, entabló numerosos combates, ocupó fortalezas, asesinó a reyes, llegó hasta el confín del mundo, saqueó innumerables naciones”.

Por el contrario, en el Corán se recoge una bella y poética narración de la vida de Alejandro Magno (Sakander Al-Akhbar), al que se dedica dieciséis versículos (del 82 al 98) de la asura XVIII, y se le denomina Dhul-Qarnain o Zulkarneinm, que significa ‘el Señor del Doble Cuerno’, recogiendo la leyenda de los pueblos de la meseta irania y las montañas afganas donde se le conocía con Sikander Bicorne, Alejandro el de los dos cuernos, el símbolo del carnero de Amón, como se le representaba en Egipto, como hijo de Amón-Zeus.

Lo cierto es que la presencia de Alejandro y su leyenda atravesaron los oscuros siglos medievales, las luces del Renacimiento y la Ilustración, la vorágine y las convulsiones de la Edad Moderna y han llegado hasta nuestros días sin perder nada de brillo. Alejandro es el nombre que más niños españoles llevan desde el año 2000, nada menos que el 33,7 por mil, y los seguidores y fanáticos del macedonio son infinitos cuando han pasado más de dos milenios desde su muerte en Babilonia.

Las obras sobre la figura del Grande son incontables, él solo permitió que reprodujeran su figura el pintor Apeles y el escultor Lisipo y que escribieran sus hazañas Calístenes, sobrino de su maestro Aristóteles, y su primo Ptolomeo. Pero las representaciones de Alejandro se convirtieron en un icono artístico y un canon estético. El característico cabello rizado cayendo sobre la frente (anastolé) fue repetido hasta la saciedad en la estatuaria helenística y romana.

Un top ten de obras en cualquier soporte que podemos ofrecer a los fanáticos del macedonio sería el siguiente:

 

1. El muchacho persa, de Mary Renault (1972)

Novela que relata la biografía de Alejandro a través de la narración de un eunuco, Bagoas, que fue su amante hasta el final.

Es una deliciosa narración de precisión histórica con la base de una historia de amor real. El bello eunuco persa que es entregado como trofeo de guerra al victorioso rey macedonio y del que acaba enamorándose perdidamente.

Vemos con sus ojos las batallas, las decisiones políticas de Alejandro, los complots para asesinarle, sus errores, sus desvaríos, hasta el dramático final en Babilonia.

Una acertada obra de la escritora inglesa, que tiene nada menos que diez dedicadas a la figura de Alejandro Magno, del que se confesaba incondicional, pero ésta es sin duda la mejor y por eso encabeza nuestra clasificación.

 

2. Alejandro Magno: conquistador del Mundo, de Robin Lane Fox (2007)

Una magna obra de no ficción, 996 páginas, sobre el Gran Alejandro. El autor se declara “enamorado” del macedonio, empero no empaña la objetividad de la narración de esta biografía, o al menos lo intenta. No puede evitar ciertas justificaciones a las decisiones mas controvertidas del conquistador. El asesinato de amigos, la masacre de pueblos, los desvaríos finales, etc., son tratados sin edulcoraciones, pero tampoco haciendo de ellos los vértices de la obra. El Grande era grande, y sus miserias humanas haciendo aún más perceptible esa grandeza.

Una magnífica biografía y una obra excepcional, recomendable para adeptos y detractores, si los hubiera.

3. Retrato de hombre con armadura, posiblemente Alejandro Magno, de Rembrandt Harmenszoon van Rijn

 Este espléndido cuadro fue pintado por el maestro holandés en 1650 por encargo.

Ha tenido siempre la polémica de certificar si el personaje retratado es el rey macedónico, Atenea o algún otro rey clásico.

La opinión generalizada es que retrata a Alejandro, con armadura de parada y pendiente como señal de orientalismo, que en esa época era considerado persa y griego, y ambas tierras pertenecían al sultán de la Sublime Puerta.

 

4. Alexander the Great, de Iron Maiden

Peculiar canción perteneciente al disco Somewhere in time que la banda inglesa de heavy metal publicó en 1986, fue compuesta por Steve Harris, bajo y principal autor de las canciones del grupo. Relata con sorprendente fiabilidad histórica la vida y batallas del Magno, con datos solo al alcance de estudiosos y fanáticos de la figura de Alejandro.

Considerada como una de las mejores de ese disco nunca ha sido interpretada en directo en los conciertos de Iron Maiden. Un rumor extendido entre sus fans dice que el grupo la reserva para su concierto final de despedida.

Este es el enlace del video con la letra traducida:

5. Vida y hazañas de Alejandro Magno, autor conocido como el Pseudo-Calístenes

La crónica de las campañas de Alejandro escrita por el sobrino de Aristóteles, Calístenes, se perdió cuando éste murió ejecutado por traición. Pero posteriormente aparecieron varios manuscritos que se le atribuyeron. Esta obra fue reunida en diez volúmenes denominados Biografías de Alejandro (también llamados Novelas de Alejandro), siendo la base de todas las leyendas sobre su figura en la Edad Media. La forma final de este texto pertenece al siglo III, su autor es generalmente conocido como el Pseudo-Calístenes, si bien la traducción al latín, hecha por Julio Valerio Alejandro Polemio (principios del siglo IV), también es atribuida a un tal Esopo.

Lo cierto es que la obra se hizo muy popular y ha llegado con variaciones y distintas amputaciones hasta nuestros días. Es una delirante historia que atribuye la paternidad de Alejandro a Nactabeo, el último faraón de Egipto, derrocado por los persas, que exiliado en Macedonia deja embarazada a Olimpia. Alejandro al saber su origen bastardo asesina a su padre biológico y esa es la principal causa de las desventuras de su larga búsqueda de la gloria.

Es un disparate histórico, pero interesante en el sentido narrativo y sobre todo pintoresca como relato social.

 

6. Alejandro Magno: el hombre y el mito, película documental de National Geographic, editada por Anne Goetz y narrada por Ron David

Realizada en 2004, es una acertada reconstrucción de las campañas, la vida y la personalidad del macedonio. Durante 60 minutos se recrean de manera magistral paisajes, escenas y descripciones más que logradas del tiempo de Alejandro. Para seguidores y fanáticos es imprescindible.

 

7. El maestro de Alejandro, de Annabel Lyon (2010)

 Esta novela se acerca a la vida del  Magno a través de la biografía de su maestro Aristóteles. En este caso no es una obra laudatoria ni una hagiografía. Descubrimos los defectos de Alejandro, como un ser superior desde su infancia, sin ahorrarnos las lacras que engarzan la grandeza con la monstruosidad. El más sabio de los griegos no pudo dejar de percibir  esa parte oscura y horrenda del Grande, pero tampoco evitar amar con locura a su discípulo, al que todo se debe perdonar porque su luz es tan enorme que barre cualquier posible oscuridad, por horrible que sea.

Apasionante novela, con toques oníricos y crudeza narrativa.

8. Busto de Alejandro Magno de la Acrópolis

Bellísima escultura realizada en mármol pentélico policromado que, exhibida en el Museo de la Acrópolis de Atenas, es atribuida al escultor ateniense Leocares.

Realizada tras la batalla de Queronea (338 a. C.), la primera que dirigió y ganó Alejandro, cuando solo tenía 18 años. Los derrotados atenienses usaron esta forma de congratularse con el vencedor.

Conserva todavía cierta pigmentación policromada de color rojo en el pelo, que indica que la cabellera (el anastolé) era de color amarillo para imitar la melena leonina del macedonio.

Este joven Alejandro se muestra en toda su belleza y triunfo, lo que consigue captar el supuesto autor, al que también se le atribuye el hermoso Apolo Belvedere del Museo Pío-Clementino del Vaticano.

9. Historiae Alexandri Magni Macedonis, de Quinto Curcio Rufo

Es una biografía de Alejandro Magno en diez libros. Los dos primeros están perdidos, y los ocho restantes incompletos. El escritor romano, que vivió en el siglo I d. C., intentó en esta obra realizar una biografía del gran héroe al estilo homérico en su estructura formal, con el gusto por la retórica y en el tono moralizante propio de los cantos de la Iliada.

El resultado es curioso y en algunos momentos apasionante, aunque con lagunas aburridas. Para los muy fanáticos de Alejandro: más que interesante y recomendable obra.

10. Sikander, película india de 1941, dirigida por Sohrab Modi

Las películas sobre Alejandro Magno en general son malísimas. El último intento, Alexander, la gran producción de Oliver Stone del año 2004, es un claro ejemplo del poco acierto del mundo del cine con la figura de Alejandro. Por eso, por su peculiaridad, rodada en la India colonial en 1941, con reparto, director y medios técnicos indios destacaría esta pequeña joya.

Sikander relata las campañas de Alejandro más allá del Hindu Kush, en concreto la batalla contra el rey indio Poros, que fue durante siglos legendaria. Interesante para darse cuenta del concepto y la percepción que en esas lejanas tierras tienen del Magno, al que sin duda consideran un dios, como no podía ser de otra manera…

Publicidad

15 Comentarios

  1. Alberto

    Excelente recopilación. En el caso de la obra de Mary Renault solamente citas uno de los muchos libros que tiene sobre Alejandro, de hecho, El muchacho persa es el segundo libro de la trilogía sobre el personaje. ¿Qué opinión te merece el resto de la trilogía?
    Muchas gracias

    • Miguel Gil

      Tanto Fuego del Paraíso como Juegos Funerarios son excelentes, pero no llegan al nivel de El muchacho persa. Empero la biografía no novelada que publlicó en 1975, The Nature of Alexander, es de las mejores que se han escrito sobre Alejandro. Mary Renault sentía pasión por el Magno y esa pasión, de forma que envidio, la supo transmitir en sus obras.

  2. Felipe

    Fantástico post y muy fresquito !! Ahora que llega el calor da ganas de tomar alguna de estas lecturas y acercarse al Magno, … Gracias por las sugerencias xD

    • Miguel Gil

      Te lo recomiendo, sobre todo el muchacho persa, no entiendo cómo no han hecho todavía una versión cinematográfica, pero teniendo en cuenta los desmanes cometidos hasta el momento mejor no tocarlo…

  3. Hola, ciertamente la película Alexander es un desacierto por no decir una estrellada. Un hombre de la grandeza de Alejandro Magno debe ser tratado con tacto y cariño, como si lo tuviéramos frente a nosotros con la espada en la mano, con mucho respeto y consideración. Sería maravilloso hacer llegar a todo público una película magnífica del superhombre, un semidios del mundo antiguo. Era muy brillante y acertado como guerrero, el mejor del planeta. ¿Por qué no hacer de él un trabajo que le haga justicia y deje ver su grandeza a los ojos del público de la Tierra? Alejandro Magno es un hombre universal, escribo una novela de ficción sobre el fin del mundo visto por los helenos y Alejandro, en mi novela, es el segundo hombre del ejército universal, pues fue lanzado al infierno y no consintió las injusticias y organizó una campaña, le ganó la guerra a los diablos y arrancó, con su ejército, los puertas de aquel lugar tan lóbrego. Fue enviado por el Regente de la Galaxia a presentar su hoja de servicio a Padre y éste después de curarle la disentería le dio el segundo puesto en su ejército. En este momento lucha incansable, con su ejército por la salvación del planeta Azul, su planeta.

  4. Alvariño

    Me gustaría que me dijeras cuales son esas diez obras de M.Renault que,según dices,dedicó a la figura de Alejandro.Yo solo conozco la trilogía novelada y la biografía “seria”.Gracias y buen artículo.

  5. estas obras fueron otorgadas por el para acabar de llenar el museo de arte en londres

    • como ustedes saben estas pinturas fueron regaladas a una universidad y luego fueron llevadas a donde su madre para tener cualidades de tu madre oyo nuchas gracias

      ATT : USAIN BOLT

    • Miguel Gil

      El Gran Alejandro no creo que tuviera en mente el saqueo de las generaciones futuras para llenar los fondos del British, el Pérgamo o el Louvre. El arte es arte pero en su tiempo cumplía una función, que era transmitir un mensaje, el que Alejandro era el más grande y su poder inmenso. Fue venerado en vida y su legado es de tal magnitud que más de dos mil años después de su muerte, aún seguimos recreando su vida a través de todos los medios que siguen pensando que fue el hombre más importante de toda la historia. Disfruta eso y deja que los museos sigan teniendo carne muerta, Alejandro es vida eterna…

  6. Andrea

    Excelente recopilatorio. Sé que llego un poco tarde, puesto que hace más de dos años que se publicó. He leído la biografía de Alejandro que escribió Mary Renault y su trilogía y también Alejandro Magno conquistador del Mundo, de Robin Lane Fox, así como los clásicos: Anabasis de Alejandro Magno de Arriano, Vidas paralelas de Plutarco y la biografía de Alejandro de Curcio. También he leído la obra de Valerio Massimo Manfredi, que no me gustó especialmente.

    Coincido contigo en que El muchacho persa es sin duda la GRAN novela sobre la vida de Alejandro. Mary Renault sentía un gran amor por él y eso se filtra a lo largo de todo el libro. El Alejandro de Renault, es un ser terriblemente humano con todas sus consecuencias. No se queda corta a la hora de retratarnos su titánica empresa y contribución al mundo, pero tampoco embellece sus atrocidades ni las justifica. El hecho de que la novela esté narrada por Bagoas es un buen recurso narrativo, que además nos permite entrar en la esfera más íntima de Alejandro. Me gusta pensar que el Alejandro real se parecía al Alejandro de Mary Renault más a ningún otro.

    Desconocía la obra de Annabel Lyon, tampoco conocía la película india, que me ha sorprendido mucho y estoy deseando ver. ¿Tendrías alguna otra recomendación en cuanto a novelas/biografías? ¿Has leído la novela de Mañas? ¡Podría leer sobre Alejandro toda la vida!

    También coincido contigo en que ninguna película le ha hecho justicia, sobretodo los fiascos de Oliver Stone y de Richard Burton con pelucón, superproducciones llamadas a ser la gran película sobre la figura del Rey macedonio que se quedaron en intentos ambiguos sin llegar a ninguna parte. Me he preguntado muchas veces a qué se debe esto. Cierto es que la figura de Alejandro es muy compleja, y que hacer una película que condense todas sus hazañas en 2 horas es casi un suicidio, pero hay otras formas de aproximarse a la historia, recursos del lenguaje cinematográfico que manejados con talento podrían darnos una gran película. O como tú bien dices, una adaptación del Muchacho Persa, en la que Mary Renault ya habría hecho la mitad el trabajo duro. Quizás sea por las implicaciones histórico-políticas, por lo costoso de una producción de tal magnitud, o por no adentrarse en el pantanoso terreno de su sexualidad (¿o habría que decir homosexualidad?)…Aunque escéptica, reconozco que todavía tengo esperanzas de que sino en el cine, en esta era de dominio absoluto de la TV, alguna gran cadena con autores de talento y los recursos necesarios (como HBO), se atrevan con una serie sobre Alejandro.

    • Miguel Gil

      Hola Andrea, me alegro que compartas la pasión por Alejandro y te hayan gustado las recomendaciones que hago en este artículo. Además me alegro de que te no te haya gustado la obra de Manfredi, que es muy mala como corresponde a un pésimo escritor.
      Me pides más recomendaciones. He aquí algunas que a mí me han gustado:
      1. Alejandro Magno, Rey, general y estadista. Nichollas Hammond, historiador británico, que hace un despliegue, a veces apubllante de datos, en esta gigántesca obra. Un poco fria y a veces prolija en exceso, pero es una obra maestra.
      2. Alejandro Magno. Johan Gustav Droysen, alemán apasionado por la figura alejandrina. Es una obra de juventud, pero con una precisión solo concebible en un alemán. Más que recomendable.
      3. Alejandro: vida y leyenda del hijo de los Dioses. Paul Faure, filósofo francés, teórico del marxismo, que desde esa ideologia trata de acercarse a la figura del Magno. Loable intento fallido, porque acaba sucumbiendo a la fascinación del personaje, como no podía ser de otra manera.
      Y para desengrasar, dos obras de ficción:

      Alejandro, el unificacor de la Hélade. Guisbert Haefs. El francés fascinado por Troya hace su acercamiento al macedonio de manera notable. Novela interesante y bastante bien documentado.
      Y para terminar la obra de un genio como Nikos Kazantzakis, el autor de Zorba el griego, escribió una maravillosa novela, Alejandro el Grande. Se lee muy fácil y en algunas partes de manera apasionda apasionada.
      Qué te gusten. Si quieres más recomendaciones o intercambiar datos o ideas mi correo es: alejandroesdios@gmail.com. Lo sé, soy así de fanático…

      • Andrea

        Muchas gracias Miguel por tu contestación. Lo siento, he vuelto a llegar tarde (han pasado varios meses). Te he enviado un email. Un saludo…

  7. pongan mas espesificamente

  8. porfis pongan mas explicado,lo necesito para un trabajo.

  9. No entendemos qué es lo que nos solicitas. Este que comentas es un artículo profesional escrito por un profundo conocedor de la figura de Alejandro. Vemos eso sí que al parecer te gustó. Un abrazo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Alejandro Magno, el más grande | Anatomía de la Historia - [...] El más importante protagonista de la Historia, el personaje más destacado de cuantos seres humanos han poblado el planeta ...

Dejar un comentario