Semprún ya es historia

Por . 8 junio, 2011 en Mundo actual
Share Button

Ha muerto un escritor. Sobre todo un escritor. Pero con él se nos ha ido un testigo de excepción de la historia y un protagonista del siglo XXJorge Semprún (Madrid, 10 de diciembre de 1923-París, 7 de junio de 2011) no murió en el exilio, pero abandonó este mundo en su amado París. Lo hizo tras una intensa vida de militancia comunista, después del drama del exilio tras la Guerra Civil española, tras su detención como resistente antinazi e ingreso en un campo de concentración, tras ser ministro de Cultura del Gobierno de España −presidido por el socialista Felipe González− entre 1988 y 1991, y tras una intensa obra literaria que ya es testimonio de obligada consulta para conocer las más oscuras sombras del siglo pasado.

Semprún, el preso 44.904 en el campo de Buchenwald, edificó su obra literaria sobre las experiencias de una vida plena, marcada por los hechos del siglo que le vio nacer. Adiós luz de verano, Autobiografía de Federico Sánchez y La escritura o la vida son algunas obras esenciales de quien dejó una frase que, ahora que ya no está, nos asombra por su clarividencia: “Conmigo se va a ir el olor a carne quemada”.


Share Button

Nací en Madrid en 1967 y desde niño quise ser periodista, lo que por desgracia logré, ya que no era difícil. Desde que recuerdo, escribo y escribo sin parar. Sobre todas las cosas. Mucho sobre política, que es mi campo profesional. También sobre Historia. Mi nombre figura –al menos las iniciales- al pie de cerca de 70 voces de los dos diccionarios correspondientes a la imprescindible Enciclopedia de Historia de España dirigida por Miguel Artola. Tuve como profesor a Carlos Seco Serrano en la Facultad de Ciencias de la Información y en su asignatura obtuve una de las dos matrículas de honor que conseguí en la carrera. No le den vueltas, es un profesor que me gustó mucho.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)