El Imperio contraataca

Por . 27 julio, 2011 en Reseñas
Share Button

El Imperio contraataca, además del título del episodio V de la saga cinematográfica Star Wars, es el nombre de una celebrada canción del conjunto madrileño Los Nikis.

Nacidos en 1981, Los Nikis, conocidos en los círculos de La Movida como “Los Ramones de Algete”, aportaron un soplo refrescante de ironía y desenfado a aquella oleada de creatividad que fue el pop español de los años 80 (del siglo pasado, que se dice pronto). Letras divertidas, estilo guitarrero y una muy elaborada intrascendencia hicieron de Los Nikis uno de los emblemas de aquellas inolvidables noches madrileñas. El grupo, con una prolongada vida que se extiende hasta finales de los 90, dejó sin embargo una exigua obra de tres epés y cuatro elepés, entre los que destaca con luz propia Marines a pleno sol, una obra maestra del año 1986 que incluye esta joyita con sabor a historia en forma de canción.

Efectivamente, El Imperio contraataca es algo más que una pieza musical. Aunque sus autores reconocen en diversas ocasiones que no quisieron hacer un himno (“es una parida, como todas nuestras letras”, dicen en una entrevista) lo cierto es que el tema se convierte rápidamente en una especie de pegadizo y orgulloso estribillo-emblema de una generación dispuesta a recuperar el orgullo de pertenencia a un país, aunque sea, eso sí, con una cierta guasa.

La historia de la canción, la que se cuenta en ella, es ciertamente simple. Una victoria deportiva, la de la Selección española de baloncesto sobre la de aquella Yugoslavia invencible, en el año 1984, en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, que catapulta a nuestro país a una inolvidable plata olímpica, sirve de espoleta para que Los Nikis nos propongan recordar los momentos que la historiografía convencional considera los más notables de la Historia de España.

Referencias al año 1582, a las dinastías reinantes en la España moderna y contemporánea y la frase que alumbró el reinado de Felipe II, el hijo del emperador Carlos V, son el vigoroso arranque del tema musical con más referencias históricas que nos ha deparado el pop español. De hecho, en el videoclip de la época el vocalista Emilio Sancho aparece disfrazado de un muy oportuno Felipe II. El asunto de la canción avanza desde la cuestión deportiva a la histórica, y desde ésta hacia una utopía futurista, muy cómica por otro lado, en la que lo español triunfa en el mundo y en los gustos de todo el planeta.

La canción es, cómo no, fruto de su momento histórico. España empieza a despegar económicamente y la juventud, primera muestra de que la transición a la democracia no admite vuelta atrás, se siente feliz y desinhibida. El fracaso del golpe de Estado que la extrema derecha intentó el 23 de febrero de 1981 consigue, además, que muchos españoles que hasta entonces se avergonzaban de sus símbolos –himno, bandera y la propia palabra España–, usufructuados por la derecha política, vuelvan a sentirse reconocidos en ellos.

Todo eso y, sobre todo, diversión, mucha diversión, queda inscrito en una canción insólita, chispeante y muy potente, que no encuentra comparación en el inagotable cancionero de nuestro pop patrio.

Los Nikis han sido, a lo largo de su carrera:

Batería: Rafa Cabello, “Juanito” (Johnny Canut), Daniel Parra y Santi de la Quintana.
Bajo: Joaquín Rodríguez.
Guitarras: Arturo Pérez.
Voz: Emilio Sancho.

Letra de la canción:

Hace mucho tiempo que se acabó,

pero es que hay cosas que nunca se olvidan
por mucho tiempo que pase.

1582. El sol no se ponía en nuestro imperio.
Me gusta mucho esta frase.
Con los Austrias y con los Borbones
perdimos nuestras posesiones.

Esto tiene que cambiar
nuestros nietos se merecen
que la historia se repita varias veces.
Mira cómo gana la Selección.
España esta aplastando a Yugoslavia
por 20 puntos arriba.

Cambia el rumbo de la evasión
de Cuba van directos a Canarias
y ya no van a Florida.
Los McDonalds están de vacas flacas,
ha vencido la tortilla de patatas.
En Las Vegas no hay black jack,
solo se juega al cinquillo,
y la moda es el rojo y amarillo.

uououo…
Seremos de nuevo un Imperio…


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Nací en Madrid en 1967 y desde niño quise ser periodista, lo que por desgracia logré, ya que no era difícil. Desde que recuerdo, escribo y escribo sin parar. Sobre todas las cosas. Mucho sobre política, que es mi campo profesional. También sobre Historia. Mi nombre figura –al menos las iniciales- al pie de cerca de 70 voces de los dos diccionarios correspondientes a la imprescindible Enciclopedia de Historia de España dirigida por Miguel Artola. Tuve como profesor a Carlos Seco Serrano en la Facultad de Ciencias de la Información y en su asignatura obtuve una de las dos matrículas de honor que conseguí en la carrera. No le den vueltas, es un profesor que me gustó mucho.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)

  1. gravatar José Luis Ibáñez Salas Responder
    enero 14th, 2012

    Se agradece que lo que se hace con sentido común se entienda y se disfrute con el mismo sentido común, mejorado. Gracias Donald, seas quien seas.

  2. gravatar DonaldDraper Responder
    enero 14th, 2012

    …pues a mi me rejuvenece de un plumazo (y es simple cachondeo, como todo lo de los Nikis) En tiempos no te niego lo de los fachas, hoy en dia la estarán tarareando indistinta y no exhaustivamente Iberdrola, BSCH, Repsol, BBVA, Endesa…

    Seremos de nuevo un imperio, amén.

    Todo en plan de absoluta coña, of course.

  3. gravatar Roberto Medina Responder
    octubre 26th, 2011

    Tengo un poco de manía a esta canción porque cuando era pequeño, cuando iba a Elite light (sesión para menores de la sala Macumba de Madrid) hará como 10 años pinchaban siempre esa canción como un símbolo fascista… Curiosamente, todos los críos levantaban la mano como borregos… Siempre me hubiese gustado preguntarle a los Nikis qué opinan de qué convirtiesen en un símbolo rancio y franquista su canción…