Los reinos germánicos. De la caída de Roma a la senda del feudalismo

Por . 21 septiembre, 2011 en Reseñas
Share Button

La sustitución del poder estatal romano en Occidente por un sinfín de reinos germánicos, que culminó con la toma de Italia por los hérulos de Odoacro en el 476, marcó el reemplazamiento de una sociedad muy desarrollada por otra mucho más primitiva.

Como afirma el historiador español Miguel Ángel Ladero Quesada, tras la caída del Imperio romano occidental continuó modificándose en su territorio el reparto de poderes en los últimos años del siglo V, hasta llegar a un nuevo punto de “equilibrio inestable” que será alterado, en la primera mitad de la siguiente centuria, por la expansión de los francos, la ocupación visigoda de Hispania y la “reconquista bizantina”.

Dichos pueblos germánicos ocuparían la totalidad del Imperio romano de Occidente, un vasto territorio que, sin embargo, sería invadido por un reducido número de individuos perteneciente a estas etnias guerreras.

Puedes descargarte gratis el artículo completo pinchando en la opción que más te guste.

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Mobi


Share Button

David Barreras Nací en París tres meses después de fallecer el dictador Francisco Franco. De padres y abuela emigrantes. Mi abuelo, un exiliado republicano. Nos trasladamos a España en plena transición, a un lugar maravilloso en medio de la huerta valenciana, donde tuve una infancia feliz rodeado de buenos amigos, exactamente los mismos que ahora. Y libros, muchos libros. Sobre todo de Historia. Tocó ir al instituto y luego a la universidad y, ante todo, fui práctico. La Historia era mi pasión pero las ciencias no se me daban nada mal. Finalmente me licencié en Tecnología de Alimentos, empecé a trabajar como investigador científico, siempre en biotecnología y, más tarde, me hice escritor. Lo cierto es que nunca me lo propuse. Cristina Durán De la mezcla de la herencia familiar y de lo que una recolecta en su vida universitaria nace lo que soy hoy, preocupada por el sustento de todos estos saberes un tanto olvidados en nuestro actual mundo. Fue aquí, terminados mis estudios cuando conocí al que es hoy mi marido y coautor de mis libros, con el que comparto mi interés e inquietud por la Historia, David Barreras, por él me trasladé a Valencia. Hoy en día es un lugar en el que no quisiera dejar de vivir, una tierra con un pasado histórico glorioso, con reyes ilustres y vestigios muy palpables de un pasado musulmán, algo que ha pesado sobremanera en nuestros libros, todos ellos relacionados con la Edad Media. Aquí, además, se me ha brindado la oportunidad de colaborar y revisar obras de otros autores valencianos y seguir desarrollando mi faceta como historiadora.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)