La UGT, una historia esencial, y ahora una esencial Historia

Por . 14 noviembre, 2011 en Reseñas
Share Button

Historia de la UGT

Santiago Castillo (director) y otros

Lugar y fecha de edición: Madrid 2008-2011

Siglo XXI

Seis volúmenes

No le faltaba razón al presidente de la Fundación Francisco Largo Caballero, Jesús Pérez, cuando afirmó en el acto de presentación de esta magna obra: “la Historia de la UGT, que abarca ya cerca de un siglo y un cuarto, es una parte sustancial e imprescindible de la historia contemporánea de España.”

 

Primer volumen

Nacido en 1888, el sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) fue fundado y liderado por quien hacía lo propio con la formación política creada pocos años antes −el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) −, el ferrolano Pablo Iglesias. En aquellos años de la llamada Restauración, la UGT cumplía dos características propias que la significaban en medio del movimiento obrero de la época: “el obrerismo, con la diferenciación de fines y funciones respecto al socialismo político, y la vocación internacional”.

Al tiempo que se implantaba y se estructuraba, la UGT hubo de hacer frente a su propia razón de ser: llevar a cabo la acción sindical que buscara solucionar los inconvenientes de un liberalismo económico aplicado de forma absoluta en las relaciones laborales. Conseguir una legislación social que acabara con las perniciosas condiciones del trabajo en aquel tiempo: ese era su horizonte fundacional, y de alguna manera aun sigue siéndolo.

Cuando los gobiernos de Alfonso XIII comenzaron a atender legislativamente de alguna manera los asuntos sociales, a comienzos del siglo XX, el sindicato socialista consideró conveniente colaborar con el reformismo, sin despreciar la lucha reivindicativa contra quienes entonces nadie llamaba empresarios, los patronos.

Mas la frustración provocada, a partir de la segunda década de la centuria pasada, por el fracaso de esa vía reformista hizo surgir un impresionante debate sobre la estrategia que debería de seguirse en el interior de la UGT.

Todo este periodo inicial del sindicato, el transcurrido entre su fundación y el estallido en 1914 de la I Guerra Mundial, es estudiado en el primer volumen por el director de esta Historia de la UGT, Santiago Castillo, que analiza con un estilo elocuente aquella etapa fundacional tras un preámbulo magnífico que sitúa el marco histórico en el que el sindicato se convirtió en un indispensable interlocutor de la clase obrera.

 

Segundo volumen

El crecimiento de la conflictividad social a partir de aquel año culmina con un proceso de carácter auténticamente revolucionario: la huelga general de agosto de 1917. La UGT salió fortalecida de la consiguiente represión hasta el punto de incrementar su presencia combativa y conseguir en 1919 una de sus reivindicaciones primigenias: la jornada laboral de ocho horas. Ese mismo año se fundará la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la cual el sindicato ingresará de inmediato.

En el momento en que en 1923 llega la dictadura del general Miguel Primo de Rivera, la UGT se convierte en el privilegiado interlocutor social del régimen, como una forma de superar la capacidad movilizadora del sindicato anarcosindicalista, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). El mismísimo dirigente ugetista Francisco Largo Caballero aceptaría en 1924 ser consejero de Estado sin por ello llegar al colaboracionismo del que tantas veces se ha tachado a la actitud del sindicato socialista. En efecto, la ruptura con la dictadura llegaría en 1927, cuando la UGT rechazó participar en la Asamblea Nacional que el régimen primorriverista promovía para apuntalarse.

Este periodo transcurrido entre 1914 y 1931 es el protagonista del segundo volumen, cuyo autor, José Luis Martín Ramos, acentúa precisamente el proceso de consolidación de la UGT como sindicato nacional.

 

Tercer volumen

Durante la Segunda República, la UGT llevó a cabo una práctica sindical moderada durante el primer bienio (1931-1933), cuando Largo Caballero ejerció como ministro de Trabajo. Moderantismo radicalizado en 1933, en otro contexto, a raíz de la llegada al gobierno de los centristas del Partido Radical y especialmente un año más tarde, con la de los derechistas de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) y la deriva revolucionaria socialista y ugetista plasmada en la fracasada y muy reprimida Revolución de Octubre de 1934.

La ya fallecida Marta Bizcarrondo, profesora que fue de quien escribe estas líneas, es la autora de este volumen tercero, imprescindible para conocer la disyuntiva reformismo-revolucionarismo vivida en aquellos años de la década de 1930 previos a la debacle guerracivilista.

 

Cuarto volumen

La UGT tuvo una participación activa notoria en ayuda del régimen republicano durante la Guerra Civil (1936-1939), en el plano militar y en el plano genérico económico y por supuesto político. Todo ello dentro de un profundo proceso crítico en el interior del propio sindicato en torno a las diversas opciones personalistas, ideológicas y organizativas. Algo que perduraría en el exilio de sus dirigentes al menos hasta que en 1944, en la ciudad francesa de Toulouse, una ejecutiva presidida por Pascual Tomás aglutinara a la mayoría.

Es probablemente este cuarto volumen, donde Pere Gabriel nos disecciona el muy especial periodo bélico, el que más novedades aporta en el marco de esta imprescindible Historia de la UGT. Y no sólo se distingue porque incluya datos inéditos sino por el mero hecho de que entonces el sindicato socialista desempeñara en la persona de sus líderes funciones fundamentales en el aparato estatal, lo que le lleva a ser el que más páginas dispone.

 

Quinto volumen

Llegado el obligado exilio tras la derrota en la Guerra Civil y el apalancamiento de los victoriosos franquistas, los restos del naufragio ugetista derrotado pretenderán reconstruir sus estructuras en el interior de España, logrado mínimamente lo cual intentarán en medio del más profundo franquismo movilizar a los trabajadores conscientes por medio de protestas, si bien dotados únicamente de su precaria clandestinidad. Y sufriendo la represión habitual de un régimen surgido precisamente para cercenar al movimiento obrero.

Es Abdón Mateos quien analiza la trayectoria de la UGT durante la dictadura franquista en el volumen número 5. Y es él quien se vale de tres palabras para definir lo que el sindicato hace en aquella larguísima noche: recuperación, continuidad y reconstrucción.

 

Sexto volumen

Finiquitado el franquismo tras el fallecimiento de su fundador y alma mater, la UGT vive un nuevo periodo de su historia durante la llamada Transición.

En el sexto volumen asistimos asimismo a los gobiernos del socialista Felipe González y a cómo, paradójicamente, la UGT se enfrenta a un conflicto aparentemente imprevisto, solo aparentemente, entre la vía política y la vía sindical del socialismo nacido a finales del siglo XIX. Todo ello desembocado en la auténtica autonomía sindical que estallará sin ambages en la huelga general del 14 de diciembre de 1988.

Y es en el último volumen de la obra donde Rubén Vega García, su autor, prolonga −con la habitual maestría del elenco de especialistas que han escrito esta Historia− el recorrido del sindicato hasta 1994, el año que es punto y final de la magnífica edición llevada a cabo por Siglo XXI de un tratado de referencia imprescindible ya para el conocimiento del sindicalismo español, más aun, de la historia del movimiento obrero en España.


Share Button

José Luis Ibáñez Salas nació en 1963 en Madrid. Se licenció en Filosofía y Letras y se especializó en Historia Moderna y Contemporánea. Editor e historiador, fue el responsable del área de Historia de la Enciclopedia multimedia Encarta, ha dirigido la colección Breve Historia para Nowtilus y ahora es promotor de nuevos proyectos en Sílex ediciones. Asimismo, dirige la revista digital Anatomía de la Historia y es editor de Santillana Educación y socio fundador de Punto de Vista Editores. Su último libro en Sílex ediciones es El franquismo.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)

  1. gravatar José Luis Ibáñez Responder
    noviembre 21st, 2011

    De hecho, Roberto: más que “desde la perspectiva de la UGT”, el cuarto volumen está escrito “poniendo el foco vertebrador del relato en la UGT”. No te lo pierdas.

  2. gravatar José Luis Ibáñez Responder
    noviembre 14th, 2011

    Ya sabes cómo se soluciona cuando a un lector le intriga algo de un libro: leyendo ese algo. Respecto a lo último, Manuel Tuñón de Lara y Miguel Artola dejaron dicho que lo que no tiene más de 25 años de antigüedad es caldo de periodismo, a parir de ahí es la materia del oficio del historiador. Así que, en este caso, la editorial Siglo XXI ha sido fiel a la máxima de tan insignes maestros.

  3. gravatar Roberto Medina Responder
    noviembre 14th, 2011

    Me intriga cómo tratan el cuarto volumen. Ver la Guerra Civil desde la perspectiva de la UGT tiene que ser interesante, sobre todo en un tema tan manido. El último volumen me parece muy precipitado, demasiado pegado a la actualidad cómo para valorar la importancia histórica de los acontecimientos…