El misterio de la IX legión Hispana (y II)

7 dic, 2011 por



Puedes leer la primera parte del artículo en El misterio de la IX legión Hispana (primera parte)

 

El final de la IX Hispana. Los datos históricos

Uno de los primeros escenarios donde se ubicó el final de la legión IX Hispana fue en la propia Britania. Allí se produjo, durante los años iniciales del reinado de Adriano (117-119) cierta agitación de la que no estamos muy bien informados. Algunas indicaciones del De bello parthico de Frontón, gramático y abogado del siglo II; de la Historia Augusta, colección de biografías de diversos emperadores romanos escrita a finales del siglo IV; y las leyendas de varias monedas acuñadas por el propio Adriano, nos informan de problemas militares en Britania, aunque desconocemos su entidad y características. Sería, pues, en este conflicto donde la IX Hispana hallaría su fin al ser derrotada por los britanos en el norte de la isla, hecho, del que, por otra parte, no disponemos de ninguna prueba histórica. De la misma forma la inseguridad en la zona provocaría, en el año 122, la llegada del propio emperador y el inicio de la construcción, en el norte de la isla, del muro que lleva su nombre.

Pocas son las evidencias sobre la existencia de la IX Hispana a partir del año 107-108. Entre ellas están un mortero (mortarium) hallado en Holdeurn, cerca de Nimega, (la antigua ciudad de Noviomagus) en el este de los Países Bajos, que posee un sello de la legión IX Hispana; dos tejas estampadas con una inscripción parecida a la anterior halladas en la propia ciudad de Nimega; un altar dedicado a Apolo erigido por el prefecto de la IX Hispana hallado en la ciudad alemana de Aquisgrán; una inscripción anónima de un tribuno de la legión IX que sirvió en ella estando ésta asentada en la Baja Germania y diversas inscripciones de oficiales que sirvieron en la legión en años posteriores al 120 d.C.

La datación de algunos de estos hallazgos, al menos de aquellos con una cronología más segura, ha puesto en duda la destrucción o disolución de la unidad en una fecha anterior a la década de los años 20 del siglo II. Si esto fuera cierto refutaría la idea de la destrucción de la legión en Britania durante los primeros años del reinado de Adriano (117-119).

Otros datos epigráficos han puesto en duda este final de la legión. Entre ellos se hallan las carreras militares y políticas (cursus honorum) de diversos oficiales que sirvieron en la IX Hispana en fechas posteriores. He aquí la información que poseemos sobre ellos:

L. Emilio Caro, tribuno laticlavii (o primer tribuno) de la legión a mediados de la década de los años 20 del siglo II.

L. Novio Crispino, laticlavii que sirvió en la legión no antes del 130 d.C.

Annio Sextio Florentino, legado de la IX en el año 123 d.C.

M. Cocceio Severo, que sirvió como primipilo (el centurión de la primera centuria de la primera cohorte de una legión romana) de la unidad hacia el año 126 d.C.

Estas carreras militares rebaten de nuevo la idea de la desaparición de la IX Hispana a principios del reinado de Adriano en Britania y prolongan su existencia varios años más. De ahí que los especialistas hayan buscado algún otro escenario histórico en el que situar la desaparición de la legión, ubicado éste entre los años 107 y 108, en los que poseemos la última información contrastada de su existencia, y el año 162, fecha de la inscripción erigida en tiempos del emperador Marco Aurelio.

Uno de estos escenarios es la rebelión judía de Bar-Kokhba, enfrentamiento conocido como la II Guerra judeo-romana (132-135). Este conflicto obligó al emperador Adriano a desplazar unidades militares de otras provincias para hacer frente a los rebeldes, otorgando la dirección de las operaciones al gobernador de Britania Julio Severo.

Algunos historiadores han defendido la idea de que la IX Hispana hubiera podido partir en el año 134 hacia Judea junto con el gobernador de la provincia, en la que tras sufrir numerosas bajas la unidad sería disuelta. Sin embargo, aunque el traslado de Julio Severo sí que está documentado por las fuentes, no pasa lo mismo con la posible marcha de la IX Hispana, de la que no tenemos noticia alguna. Más aún, esta posibilidad no se adecua demasiado a la situación militar del conflicto tras la llegada de Julio Severo a Judea en el año 134, momento en el cual los rebeldes judíos estaban demasiado debilitados para hacer frente al contingente militar romano y, mucho menos, para infligirle una derrota de esas características.

Una nueva hipótesis sobre el final de la IX Hispana se generó tras el descubrimiento en el año 1972 de un diploma militar datado el 8 de febrero del año 161 d.C. durante el consulado de Quinto Numisio Junior. Este cónsul se creyó que era el mismo que el conocido por otra inscripción con el nombre de Q. Camurio Numisio Junior, del cual sabemos que fue tribuno de la IX legión Hispana, aunque no los años exactos en los que ejerció este cargo.

Si estas dos inscripciones pertenecen al mismo individuo, es decir, si podemos integrar la información proveniente de ambas en base al año en el que Quinto Numisio Junior fue nombrado cónsul y establecer para él una carrera militar y política normal para su época, se podría suponer que Q. Camurio Numisio Junior fue tribuno de la IX no antes de los años 135 o 140, retrasando aún más en el tiempo la fecha de desaparición de la IX Hispana.

 

Formación de tortuga representada en la Columna de Trajano.

Esta hipótesis ha llevado a los historiadores a buscar un nuevo escenario temporal adecuado para ubicar el final de la legión, esta vez entre el año 140, data fijada con el cursus honorum de Numisio Junior, y el 162 d.C., fecha de la inscripción de Marco Aurelio. Este nuevo escenario se ha situado en el desastre de Elegeia (Armenia) del año 161, donde, según Dión Casio una legión romana fue destruida a manos de las tropas partas dirigidas por el general Cosroes.

Sin embargo, no todos los especialistas aceptan esta teoría, ya que algunos pretenden diferenciar entre Quinto Numisio Junior, mencionado en el diploma militar, y Q. Camurio Numisio Junior, citado en la inscripción sin fecha, haciendo del primero el hijo del segundo, por lo cual la fecha del consulado y, por tanto, también la del tribunado de la legión IX Hispana se avanzaría en el tiempo, descartando, así, la fecha del año 140 como la última de la que tenemos información de la existencia de la legión.

De ahí que, aunque conozcamos algo más sobre historia de la legión IX Hispana, no hayamos podido determinar cuál fue su destino final. A pesar de que sabemos que la legión no fue destruida ni disuelta en Britania en época del emperador Adriano, desconocemos si halló su final en Judea durante la revuelta de Bar-Kokhba bajo las órdenes del general Julio Severo o si fue destruida por las tropas partas en la batalla de Elegeia en el año 161.

De lo único de lo que estamos seguros es de que la legión IX Hispana ya no estaba en activo al inicio del reinado de Marco Aurelio, ya que no aparece en la famosa inscripción del año 162. De ahí que aún no se haya desvelado el secreto de la IX Hispana y que por lo tanto el misterio acerca de su final siga abatiéndose sobre la historia de Roma y siga proveyendo de una temática apasionante a todo aquel que se acerque a ella.

 

Bibliografía específica:

 

Birley, A. R. The Roman Government of Britain, Oxford-Nueva York, 2005.

Erdkamp, P. (editor). A Companion to the Roman Army, Blackwell, Malden, Oxford Carlton, 2007.

Glodswoethy, A. El ejército romano, Madrid, 2005.

Ireland, S. Roman Britain. A Sourcebook, Abingdon, Nueva York, 2008.

Keppie, L., “The fate of the Ninth Legion. A problem for the eastern provinces?”, en The Eastern Frontier of the Roman Empire, Oxford, 1989, págs. 247-255.

Keppie. L. “Legio VIIII in Britain: The Beginning and the End”, en Legions and Veterans. Roman Army Papers, Stuttgart, 2000, págs. 201-218.

Keppie, L. “Legiones II Augusta, VI Victrix, IX Hispana, XX Valeria Victrix”, en Les Légions de Rome sous le Haut-Empire, Lyon, 2000, págs. 25-35.

Mor. M. “Two legions – the same fate? The disappearance of the legions IX hispana and XXII Deiotariana”, en Zeitschrift für papyrologie und apigraphik, nº 62, Bonn, 1986.

Shotter, D., Roman Britain, Abingdon, Nueva York, 2004.

 

Ficción:

 

Literatura:

 

El águila de la IX legión, Rosemary Sutcliff (1955).

 

Cine:

 

La última legión, director: Doug Lefler (2007).

Centurión, director: Neil Marshall (2010).

La legión del águila, director: Kevin Macdonald (2011).

 

Publicaciones relacionadas

Publicidad

2 Comentarios

  1. Juan Luis Posadas

    El artículo es EXCELENTE, muy muy interesante. Sin embargo, en la filmografía se citan tres películas, dos de las cuales sí hacen referencia a los hechos de la IX Legión en Britania y su posible desaparición en el siglo II (Centurión y La Legión del Águila). Ambas películas son muy reseñables y realmente buenas. Pero la otra (La última Legión) se sitúa en época de Rómulo Augústulo, siglo V, y, aunque hace referencia a los últimos descendientes de la IX Legión en Britania, es demasiado fantástica como para citarla en este artículo en referencia a su desaparición en época “antonina”. En todo caso, me parece que este tipo de artículos, documentados pero divulgativos, con bibliografía y filmografía, debería ser el que predomine en Anatomía de la Historia. Mi enhorabuena al autor.

    • Jorge Pisa

      Gracias Juan Luis.

      Si que tienes razón en que el argumento de La última legión es mucho más fantástico/fantasioso que el de las otras dos película. Aún así creí oportuno citarlo para tener una visión cinematográfica conjunta del asunto.
      Por desgracia ninguna de las tres películas pretende una aproximación historica al tema, sino que se basan más en la literatura y en la aventura. Qué se le va a hacer!!
      Un saludo,

Trackbacks/Pingbacks

  1. El misterio de la IX legión Hispana (primera parte) | Anatomía de la Historia - [...] ver el desenlace en El misterio de la IX legión Hispana (segunda parte).  Enviar por correo     Versión para [...]

Dejar un comentario