La Puerta de Alcalá, un monumento de canción con mucha historia dentro

27 feb, 2012 por



Durante un breve espacio de tiempo, la Puerta de Alcalá, uno de los más bellos emblemas de la ciudad de Madrid y también de los que más historia encierra entre sus piedras, dejó de ser un monumento y se convirtió en una canción que la radio emitía sin parar y que los españoles, incluso los más reacios a la emisión espontánea de melodías, coreaban incluso sin querer.

Corría el año 1986 cuando la cantante Ana Belén, María del Pilar Cuesta Acosta en su DNI (Madrid, 1951), y su pareja artística y sentimental Víctor Manuel, de apellidos San José Sánchez (Mieres del Camino, 1947), popularizaron desde su álbum Para la ternura siempre hay tiempo (en puridad dos discos en uno, Para la ternura de Ana Belén y Siempre hay tiempo de Víctor Manuel) una canción que tenía como peculiaridad que se centraba en un monumento histórico, de lo que no existen precedentes en la música pop, algo que sin embargo no impidió que fuese un éxito de rápida asimilación.

La pareja, pese a estar catalogada dentro del estilo musical de los cantautores (Víctor Manuel lo era y lo sigue siendo), tuvo uno de sus mayores éxitos con un tema que era composición de los componentes del grupo musical Suburbano: Bernardo Fuster y Luis Mendo, junto a Francisco Villar. Como fuere, su conocido estribillo pertenece a la memoria colectiva de la España más reciente, y en su momento fue un himno popular. Ana Belén y Víctor Manuel vendieron, sólo en España, más de 300.000 copias del álbum que incluye la canción.

El monumento sobre el que gira todo el asunto, la Puertade Alcalá, es una de las cinco antiguas puertas regias que daban acceso a la ciudad de Madrid y que en la actualidad es una puerta monumental que se encuentra ubicada cerca de la Fuente de Cibeles y junto a una de las entradas al Parque del Retiro. Construida por mandato de Carlos III, al que se cita machaconamente en la canción, la puerta que conocemos, inaugurada en 1778, sustituyó a otra anterior que existía ya desde el siglo XVI.

El diseño y obra pertenece al arquitecto italiano Francesco Sabatini y es de estilo neoclásico y aspecto monumental similar a los arcos de triunfos romanos. La puerta ha sido restaurada en cinco ocasiones, la última a finales del siglo XX. El hito de este monumento es que se trata del primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio romano, precursor del Arco de Triunfo de París y la Puerta de Brandeburgo en Berlín, entre otros.

La puerta fue adquiriendo desde finales del siglo XVIII relevancia en la ciudad, y a finales del siglo XIX era ya uno de sus iconos más característicos que aparece en numerosas ilustraciones de la ciudad. Al ser tan representativa,la Puerta de Alcalá ha servido como escenario para todo tipo de manifestaciones políticas y artísticas y en sus inmediaciones se han producido numerosos hechos históricos.

Pero con ser mucho, el emblemático monumento capitalino no es la única circunstancia histórica que cita la canción, que a efectos de esta sección es un auténtico chollo de referencias. Carlos III, monarcas de otras tierras, fanfarrones que llegan inventando la guerra, milicias que resisten bajo el “no pasarán”, tiranos que se abrazan como hermanos, las revueltas estudiantiles de los años 60 del pasado siglo, el colorismo de las tribus urbanas de la época de la movida madrileña, entre otros asuntos, son un perfecto y muy gráfico repaso histórico de lo que ha sucedido, ya no en torno a la puerta, sino en la propia ciudad de Madrid, cuya historia siempre fue la misma que la de España, y que en la canción se repasa de manera brillante y fugaz configurando posiblemente la que podríamos considerar como el primer experimento de Historia pop de la historia.

Acompaño a mi sombra por la avenida

mis pasos se pierden entre tanta gente

busco una Puerta, una salida

donde convivan pasado y presente.

De pronto me paro, alguien me observa

levanto la vista y me encuentro con ella.

Ah! y ahí está, y ahí está

Ahí está, ahí está

viendo pasar el tiempola Puertade Alcalá.

 

Una mañana fría llegó

Carlos III con aire insigne

y se quitó el sombrero muy lentamente

bajó de su caballo

con voz profunda le dijo a su lacayo:

ahí está,la Puertade Alcalá.

Ahí está, ahí está

viendo pasar el tiempola Puertade Alcalá.

 

… con casaca, monarcas de otras tierras

farrones que llegan inventando la guerra

milicias que resisten bajo el “no pasarán”

y el sueño eterno, como viene se vá.

Y ahí está, ahí está,la Puertade Alcalá.

Ahí está, ahí está

viendo pasar el tiempola Puertade Alcalá.

 

Todos los tiranos se abrazan como hermanos

exhibiendo a la gente sus calvas indecentes

manadas de macantes, doscientos estudiantes

inician la revuelta, son los años 60.

Y ahí está, ahí está,la Puertade Alcalá.

Ahí está, ahí está

viendo pasar el tiempola Puertade Alcalá.

 

Un travesti perdido, un guardia pendenciero

pelos colorados, chichecas en los cueros

rockeros, insurgentes modernos, complacientes

poetas y colgados.

Y ahí está, ahí está,la Puertade Alcalá.

Ahí está, ahí está

viendo pasar el tiempola Puertade Alcalá.

 

Miro de frente y me pierdo en sus ojos

sus arcos me vigilan, su sombra me acompaña

no intento esconderme, nadie la engaña

toda la vida pasa por su mirada.

Mírala, mírala, mírala,

mírala, mírala, mírala

la Puerta de Alcalá.

Mírala, mírala, mírala,

mírala, mírala, mírala

la Puerta de Alcalá.

Publicaciones relacionadas

Publicidad

2 Comentarios

  1. Henty Amenty

    Faraones no, FANFARRONES… ;)

Dejar un comentario