El culto al emperador a través de las virtudes en el Imperio romano (y II)

28 mar, 2012 por



Viene de El culto al emperador a través de las virtudes en el Imperio romano (I).

Principales virtudes

Y como muchas eran las virtudes, explicaremos con un poco más de detalle algunas de ellas que nos sirvan como ejemplo.

 

Bonus eventus

Era una divinidad que en un principio estaba vinculado a la agricultura y el buen rendimiento de la tierra para que produjera buenas cosechas. Posteriormente, el significado, como ocurre a menudo en la simbología, se amplió y era invocada ante cualquier empresa de la vida para tener éxito.

Bonus eventus era representado con una patera en la derecha y en su izquierda una espiga. Podía aparecer con el cuerno de la abundancia.

Fortuna

Fortuna, con su corona dorreada, encontrada en Itálica, yacimiento de la provincia de Sevilla.

La diosa Fortuna era realmente muy venerada y encontramos diferentes ejemplos de su adoración en diferentes lugares y para distintas cronologías, incluso desde época etrusca. Era la diosa del destino, de la suerte y de la oportunidad.

Los atributos de esta divinidad eran los siguientes: el globo, símbolo de universalidad, pues elegía los destinos de todas las personas; el timón, símbolo de la conducción del destino; y la cornucopia. En ocasiones llevaba una corona dorreada, esto es, en forma de torre. Otro atributo que podía portar era la patera. También se hacía acompañar en ocasiones de la proa de un barco, lo que en ese caso hacía referencia al riesgo de la navegación en esta época.

 

 

 

Libertas

No se debe de confundir la deificación de la virtud Libertas con la condición jurídica del individuo. No se trata exactamente de una contraposición entre hombre libre y esclavo. No se refería a lo individual, sobre todo en cuanto a virtud imperial, sino al Imperio. Augusto impulsó, como ya se comentó, su veneración, dando de ese modo la imagen de que había liberado al pueblo romano de una época de conspiración, de guerras civiles y luchas de poder. Sin embargo, parece, cuando menos contradictorio, que Libertas sea una de las virtudes imperiales que más aparecen, cuando fue precisamente durante el Imperio, cuando el Senado perdió libertad de actuación mientras el emperador iba concentrando en su persona cada vez más poderes.

Los atributos de Libertas eran un pileus o gorro de los libertos (lo cual es bastante representativo) y un cetro.

 

Pax

Desde Augusto esta divinidad cobró importancia, sobre todo teniendo en cuenta el período inmediatamente anterior de guerras civiles que vivió Roma. Por eso se construyó en el año 9 a.C. el llamado Ara Pacis, monumento que se dedicó a Augusto al volver victorioso de sus campañas en Hispania y Galia. Las imágenes que lo decoran son profusas y llenas de significado. Desde ese momento, muchos emperadores utilizaron como propaganda el hecho de mantener cerradas las puertas del templo de Jano, que se abrían en caso de guerra.

Ara Pacis (Roma).

En las monedas se representaba como una mujer joven con cornucopia en la mano izquierda y una rama de olivo o bastón en la derecha.

 

Pietas

La Pietas romana, como ya se comentó, no significa exactamente lo mismo que piedad en la actualidad. No es un acto de amor o compasión por el prójimo, sino que se refería al deber del ciudadano romano respecto de los dioses, los mayores y el Estado. En la iconografía se representaba de diferentes formas. A menudo, la imagen era un joven que lleva a hombros a su padre o a un hombre mayor. En otras ocasiones, bastaba con representar al emperador, u otro personaje, realizando un sacrificio (cumpliendo su deber con la religión).

 

Salus

Divinidad de la salud y la preservación, diosa médica. Durante el Imperio era a menudo llamada Salus Publica Populi Romani. Asimismo, Salus Augusta representaba la salud del emperador, y por extensión, la del Imperio.

Su símbolo más característico solía ser una serpiente (icono que vemos en las farmacias en la actualidad). Otros símbolos eran la patera y el cetro, e incluso a veces el globo.

 

Victoria

Victoria Augusta, o Augusti, era la idea del triunfo o victoria sobre los enemigos del emperador, tanto los bárbaros que estaban fuera del imperio, como los rebeldes en el interior.

Los atributos de esta divinidad eran la palma y rama de olivo (pues eran elementos que se usaban en la ceremonia del triunfo que se celebraban en honor de generales victoriosos), un globo y alas. A veces llevaba algún elemento más, como un escudo.

Victoria en el reverso de una moneda de Constantino II. Se observan claramente las alas.

 

Los romanos eran politeístas y necesitaban de la protección de diferentes dioses. Además, la religión podía ser un medio para cohesionar la sociedad y que el gobernante influyera en la ciudadanía difundiendo su poder. No obstante somos herederos del mundo latino, y estas abstracciones, estas virtudes, sobrevivieron en el cristianismo. Son ideales que el buen cristiano debe seguir para entrar en el Cielo (como Honos o Virtus), o estados que se piden a Dios mediante la oración (como Salus o Fortuna).

 

Publicaciones relacionadas

Publicidad

0 Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El culto al emperador romano a través de las virtudes (primera parte) | Anatomía de la Historia - [...] desenlace, en El culto al emperador a través de las virtudes en el Imperio romano (y II).  Enviar por ...

Dejar un comentario