La primera rebelión de esclavos de Sicilia, 135-132 a.C. (parte tres)

25 abr, 2012 por



Viene de La primera rebelión de esclavos de Sicilia, 135-132 a.C. (segunda parte)

Algunas apreciaciones finales

Como ya hemos indicado anteriormente, son pocas las fuentes de las que disponemos para reconstruir los hechos de la primera rebelión de esclavos de Sicilia. Aún así, es interesante centrarnos en algunos aspectos de ella, sobre todo por el debate histórico que han suscitado.

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que la información que poseemos de esta rebelión de esclavos proviene de los dueños de los mismos, es decir, que los historiadores antiguos que nos la narran o bien pertenecían a las clases superiores romanas o estaban ampliamente relacionados con ellas, por lo que su punto de vista posee, para nosotros, un sesgo importante. Por el contrario, no disponemos del relato de los hechos (ni información directa de sus motivaciones u objetivos) realizado por los propios esclavos protagonistas de la revuelta. Un hecho, este último, que desequilibra ampliamente nuestra visión del asunto.

También vale la pena recordar que aunque se produjeron diversas rebeliones o guerras serviles, la esclavitud nunca desapareció del mundo romano, hecho éste que nos informa de lo arraigado de la institución y de la “normalidad” con la que se vivía tal hecho en la Antigüedad. Así, pues, se puede afirmar que aunque las revueltas de esclavos impactaron a los romanos de forma importante en los momentos en las que éstas se produjeron, no tuvieron consecuencias importantes en lo que respecta la organización social y económica del periodo.

 

Organización de los esclavos rebeldes

Poco es lo que sabemos de la organización de la rebelión de esclavos liderada por Euno y Cleón. Aún así, se pueden realizar algunas afirmaciones a través de un estudio más detallado de los datos existentes.

Un hecho confirmado es el de que la rebelión de esclavos se mantuvo activa a lo largo de diversos años. Su cronología exacta es, por desgracia, difícil de establecer, aunque podríamos situar su inicio entre los años 141 y el 135 a.C. y su final (seguro) en el año 132 a.C.

Durante todo este tiempo sabemos que los rebeldes pudieron proveerse de armas, alimentos y del resto de los suministros necesarios sin ninguna dificultad obvia y consiguieron organizar y mantener considerables ejércitos. En ningún caso la información que poseemos nos señala problemas al respecto, lo que nos puede indicar que la rebelión estuvo bien organizada al menos a nivel logístico. A esto se suma el hecho de que los esclavos rebeldes adoptaran, tras su éxito inicial, el sistema de gobierno monárquico, y que nombraran rey a Euno.

También sabemos que los rebeldes acuñaron moneda propia, la cual representaba, en el anverso de una de sus emisiones, la cabeza velada de la diosa Deméter coronada de espigas y en el reverso una planta de trigo, una iconografía que remite a la abundancia que prometería esta divinidad a los súbditos del rey Antíoco/Euno. La figura de esta diosa era especialmente reverenciada en la ciudad de Enna y ya se había utilizado en la historia de Sicilia con propósitos políticos y anti-romanos.

Todo ello nos permite afirmar que los esclavos rebeldes estaban organizados de alguna forma, por lo que es más que probable que tuvieran planes a largo plazo. Solo la derrota militar por parte de los romanos impidió que éstos se pudieran llevar a cabo.

En relación a la organización y al orden dentro de las filas de los rebeldes disponemos de una anécdota transmitida por Diodoro de Sicilia y recogida en los Excerpta Constantiniana. En ella se nos informa de que…

“Aqueo, el consejero del rey Antíoco (Euno), lejos de estar satisfecho de la conducta de los esclavos fugitivos, les censuró por su imprudencia y les advirtió severamente de que [de seguir así] hallarían un pronto castigo. Lejos de sancionar al que con tanta franqueza había hablado, Euno no solo le regaló la casa de su antiguo amo, sino que le nombró su consejero”.

Esta anécdota, situada justo después de la noticia de la proclamación como rey de Euno, y que los Excerpta Constantiniana recogen como muestra de que entre los esclavos rebeldes también se podían hallar ejemplos de “comportamiento justo”, nos muestra una clara voluntad de organización y de control en la dirección de los esclavos, lo que nos permite comprender un poco mejor la perduración en el tiempo de la revuelta y valorar positivamente el empeño de Aqueo y de Euno. Aún así, la visión de los historiadores no es unánime al respecto.

A este respecto es interesante considerar, también, el comportamiento de la población libre que se sumó a la rebelión de los esclavos, de la que Diodoro nos informa que se alegró en gran medida del cambio de suerte que sufrieron los ciudadanos más ricos, ya que durante mucho tiempo ellos, también, habían sufrido su arrogancia.

Si bien, los rebeldes…

 

“demostrando cierta provisión de futuro, no incendiaron las villas agrícolas ni dañaron el ganado ni las cosechas almacenadas y se abstuvieron de molestar a aquellos que seguían trabajando sus tierras, la plebe, impulsada por la envidia y con el pretexto de los esclavos fugitivos, saquearon las propiedades agrícolas de las cuales incendiaron, también, sus edificios”.

 

Por el contrario Orosio nos indica, al relatar este episodio, que…

 

“A este respecto, una insurrección de esclavos es un tipo más peligroso de rebelión, ya que si bien la masa de hombres libres tiene como meta el progreso de su patria, una turba de esclavos solo puede destruirla”.

Una disparidad de criterios que nos informa, sin duda, de la diversidad de opiniones que un mismo hecho podía generar en dos autores con ideologías y formas de pensar diferentes.

¿La ideología de los esclavos?

Escasa es también la información de que disponemos en referencia a la ideología que alentó a los esclavos sicilianos durante la revuelta, por lo que el debate al respecto ha sido intenso. A esto se suma el hecho de que nuestras fuentes de información no provienen directamente de la obra de Diodoro de Sicilia, autor que, como sabemos, escribió poco después de finalizada la revuelta, sino de dos resúmenes o compendios de época bizantina que, lógicamente, no nos transmiten el texto original sino adaptaciones del mismo con objetivos propios y diferentes a los del autor siciliano. Aún así, algo es lo que se puede plantear en relación a este asunto.

Sabemos, como ya se ha indicado con anterioridad, que Euno fue proclamado rey tras el éxito inicial de la revuelta, lo que nos indica que los rebeldes no tenían ánimos igualitarios, ya que optaron por un sistema monárquico que comportaba un algo grado de diferenciación política, económica y social entre sus componentes. Hemos de tener en cuenta, sin embargo, que este tipo de gobierno era conocido por la mayoría de los esclavos que, no olvidemos, procedían de la región del Mediterráneo Oriental, en la cual esta clase de régimen político estaba muy extendido.

Algunos autores afirman incluso, que para los propios esclavos era difícil concebir una sociedad sin esclavitud, por lo que su objetivo al rebelarse no sería tanto el de acabar con una institución ampliamente extendida y aceptada por la mayoría, sino dejar ellos mismos de ser esclavos. De ahí que el tipo de gobierno por el cual optaron no se contradiga con el movimiento insurgente que protagonizaron.

La libertad en la Antigüedad era considerada, como en la actualidad, una condición positiva en comparación con la esclavitud, por lo que es lógico pensar que todos los esclavos, o la mayoría de ellos, aprovecharan cualquier oportunidad para librarse de ella. No es de extrañar, pues, que un gran número de esclavos sicilianos considerasen la rebelión liderada por Euno y Cleón como una buena ocasión para conseguir la libertad, y se sumaran a la misma.

Por desgracia el fragmentario estado de nuestro conocimiento acerca de esta rebelión y sobre otras que se produjeron en época romana debido, principalmente, a la escasez y la parcialidad de nuestras fuentes, no nos permite ir más allá de algunas reflexiones generales, lo que nos impide saber si existió una ideología que vertebrara la acción de los rebeldes y si hubo entre éstos una clara voluntad de acabar con la institución de la esclavitud más allá de eludir individual o colectivamente la servidumbre.

Sin duda poseeríamos un mayor grado de información si los rebeldes hubieran dispuesto de más tiempo para poder pensar cómo querían organizar su futura sociedad, una posibilidad que Roma les negó. Sin embargo la Primera Guerra Servil siciliana nos permite observar de cerca el empeño de los hombres y de las mujeres de la Antigüedad y conocer, algo más, el entramado social, económico y político de un Estado, el romano, que, aunque se nos pueda mostrar como una de las etapas más eminentes de la historia universal, poseía en su interior una fuerte asimetría en lo que respecta a los derechos, las libertades y el reparto de la riqueza entre los individuos que lo formaban.

Bibliografía

Bradley, K. R.: Slavery and Rebellion in the Roman World, 140 BC-70 BC, Indiana University Press, 1989.

Farrington, B.: Diodorus Siculus: Universal Historia, Swansea: University of Wales, Swansea, 1937.

Faulkner, N.: Rome: Empire of the Eagles, Pearson Education Limited, Harlow, 2008.

Hanson, V. D.: Makers of ancient strategy: from the Persian wars to the Fall of Rome, Princeton University Press, Princeton, 2010.

Kovaliov, S. I.: Historia de Roma, Akal, Madrid, 1992.

López Barja de Quiroga, P.: “Las guerras serviles de Sicilia”, Desperta Ferro, nº 5, Madrid, 2011.

Martínez Lacy, R.: Rebeliones populares en la Grecia helenística, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1995.

Urbainczyk, Th.: Slave Revolts in Antiquity, University of California Press, Berkeley y Los Angeles, 2008.

Yavetz, Z.: Slaves and Slavery in Ancient Rome, Transaction Publishers, New Brunswick, 1991.

Publicidad

0 Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. La primera rebelión de esclavos de Sicilia, 135-132 a.C. (segunda parte) | Anatomía de la Historia - [...] en La primera rebelión de esclavos de Sicilia, 135-132 a.C. (parte tres).  Enviar por correo     Versión para [...]

Dejar un comentario