Arqueología militar del occidente de México, estudio preliminar (y II)

Por . 14 noviembre, 2012 en Historia Antigua
Share Button

 

La clasificación preliminar que hemos desarrollado está basada sobre todo en el reconocimiento de los atributos iconográficos de las manifestaciones plásticas, en este caso del tipo de atavío y armamento presente en las figuras, independiente de sus procedencias.

De ellas se han podido reconocer hasta el momento los siguientes tipos básicos:

1.- Representaciones de guerreros con lanza.

2.- Representaciones de guerreros con mazo.

3.- Representaciones de guerreros con honda.

4.- Representaciones de personajes con instrumentos no identificados.

5.- Representaciones de cautivos de guerra.

6.- Otros.

7.- Maquetas.

 

De forma interesante parece coincidir el tipo de guerrero presentado en conjunto con el estilo artístico específico, aunque como advertimos se trata de una situación preliminar. Además es importante comentar que en algunos de los tipos clasificados, se reconocieron algunos subtipos que deberán ser determinados posteriormente.

 

Representaciones de guerreros con lanza

Hasta el momento, del corpus de guerreros generado se han podido reconocer un número nada despreciable de manifestaciones de guerreros con lanza. Dentro de ellos se ha podido ubicar un pequeño patrón en cuanto a forma, estilo, maneras de representación y atributos iconográficos muy específico.

Se trata de figuras de guerreros, de formato medio, cerca de 44 centímetros de alto hasta otras de 24cm, entre otras, las cuales tienen las siguientes características formales.

Ostentan una especie de yelmo que muchas de las veces se encuentra rematado por dos protuberancias a manera de cuernos, aunque no es exclusivo ya que las formas de yelmos y cascos pueden variar.

El rostro, con una expresión no necesariamente de brutalidad o violencia, generalmente se encuentra decorado con un antifaz que nos hace pensar en una especie de pintura facial, muy común entre los guerreros mesoamericanos.

La mayoría de estos personajes porta un extraordinario peto que no está necesariamente incorporado de forma anatómica al cuerpo del guerrero como sucede con los ichcahuipilli comunes de los guerreros mesoamericanos, salvo en su parte inferior, que se ajusta a las caderas con una especie de cinturones, quizá de cuero.

En las manos sujetan una gran lanza que remata en una punta, posiblemente de obsidiana, y que en la mayor parte de los casos es sujetada con ambas manos en una posición de ataque de arriba hacia abajo, cumpliendo casi con un mismo patrón, en todos los lanceros comentados.

 

Representación de guerreros con mazo

Respecto a las figuras que hemos dado en llamar guerreros con mazo, del conjunto de material reunido, conforman asimismo un número considerable de la muestra.

Claramente se aprecia que en este tipo de guerreros, que el estilo artístico es distinto al de las manifestaciones de guerreros con lanza. Parecen formar parte de las manifestaciones típicas de la zona de Nayarit. Son mucho más esquemáticos y con menos movimiento.

De sus atributos icnográficos podemos decir lo siguiente.

Ostentan yelmos, algunos de ellos repitiendo el mismo elemento a manera de “doble cuerno”.

Respecto al atavío, ostentan algunos petos pero en ocasiones incluso, se encuentran desnudos con una extraordinaria decoración polícroma en toda la figura, lo que no necesariamente resalta en los guerreros con lanza.

Los artefactos ofensivos que portan nos hace suponer que se trate de grandes mazos de madera que, por sus características contundentes y peso, sería necesario sujetarlos con ambas manos, aspecto muy común en este tipo de personajes.

Cabe destacar que ninguno de los guerreros lleva sandalias.

 

Guerreros con honda

Dentro del conjunto de guerreros clasificado, se ha integrado los que llamamos guerreros con honda y que son menos homogéneos en torno a su sistema de representación, en sus atributos iconográficos y estilísticos.

También podemos decir que es de las manifestaciones plásticas más dinámicas existentes en el arte mesoamericano, dada las características del artefacto que portan, ya que en varias ocasiones aparecen en el momento justo de cargar el arma para ser arrojada.

Los yelmos presentes en los personajes son más variados con respecto a las manifestaciones artísticas de otros guerreros. Lo que llama la atención es que las manos se encuentran en posiciones de un alto grado de movimiento.

Dadas las características de estos personajes, parece ser que las procedencias y estilos artísticos de los honderos han resultado más variadas que la de los guerreros anteriores. Las características de sus atavíos son muy variables, ya que se pueden reconocer completamente acorazados o bien con un xicolli o camisa masculina.

 

Representaciones de personajes con instrumentos no identificados

En el conjunto de personajes que hemos integrado en el ámbito de los guerreros, también se han clasificado aquellos en los cuales sus atributos iconográficos en torno a sus armas y atavíos son mucho menos homogéneos, y evidentemente su presencia en el corpus generado es mucho menor que los anteriores. Dentro de ellos tenemos en ocasiones uno o dos ejemplares por personaje.

Desconocemos a qué se debe esa poca presencia de este tipo de individuos en las muestras, sin embargo en el proceso de interpretación posterior se podrán llegar a algunas conclusiones quizá poco esperadas.

Dentro de este conjunto de personajes, se hallan:

a.- Guerreros sentados con petos, y artefactos (posiblemente un cuchillo) en la mano.

b.- Guerreros sin ningún tipo de protección sujetando escudo y armas cortas no identificadas. A este tipo de guerreros, se les ha colocado armas defensivas activas como escudos, ya sea largos rectangulares o cortos de forma circular para equilibrar lo que les falta de armas defensivas pasivas como petos o yelmos.

c.- Un caso concreto es el de un personaje que sujeta una especie de cuchillo semicircular, muy parecido a los usados por las antiguas culturas andinas para el sacrificio humano. Esto nos refleja de forma preliminar la posible relación en torno a elementos culturales y artísticos de los constructores de las tumbas de tiro y las culturas andinas.

 

Representaciones de cautivos de guerra

Sabemos que el asunto de los cautivos de guerra en Mesoamérica es muy recurrente en sus manifestaciones plásticas, sin embargo en las tumbas de tiro parece ser la excepción. Los ejemplares hasta ahora reunidos son muy pocos y desafortunadamente proceden de una publicación de Richard Townsend de colecciones particulares, lo que hace muy poco fiable este primer acercamiento, sin embargo no se ha querido descartarla del todo hasta no haber concluido la fase de recopilación en la base de datos.

 

Otros

En esta última clasificación reconocemos también algunos ejemplares bastante heterogéneos y representados en la base de datos de manera muy esporádica. Una de ellas es el de la representación de guerreros sentados o en el momento de estarse levantando del suelo.

Lo interesante de ellos es que no aparecen armados, pero por las características que presentan en su atavío parecen corresponderse con los guerreros que previamente clasificamos en el contexto de lanceros.

 

Maquetas

Hasso von Winning ha hecho un estudio pormenorizado de lo que se ha denominado como maquetas en el área del Occidente de México. Dentro de ellas se representa de manera interesante la arquitectura de edificios y casas de los habitantes de esa gran área. Entre ellas las escenas de mucha vivacidad hacen referencia a escenas cotidianas donde los personajes aparecen cocinando, en ceremonias religiosas o bajo una idea costumbrista de la época.

Dentro de estas maquetas existen algunos ejemplares, los menos, de representaciones de batallas: posibles asaltos a aldeas o ataque a poblaciones que son defendidas por sus habitantes con diversos tipos de armas que nos hace pensar en los pequeños conflictos que debieron tener estas sociedades durante los periodos formativos tardío y clásico.

Sin embargo hará falta ampliar la búsqueda de más maquetas con este tipo de escenas para lograr conocer de manera mucho más profunda el tema de la guerra en el Occidente de México.

 

 

Conclusión

El estudio preliminar aquí presentado, inédito en su tipo, nos brinda una idea de lo que en este tipo de sociedades debió ser la esfera de los guerreros, y sus posibles funciones en la estructura jerárquica y cultural. Esperemos que con el avance de las investigaciones se permita aportar un granito de arena en torno al tan desconocido pasado del Occidente de México y sobre todo a la mal entendida y poco estudiada arqueología y arte militar del México antiguo.

 

A la memoria de Phil Weigand

 

 

Bibliografía

 

Cervera Obregón, Marco A.: “Los sistemas de armamento vislumbrados en las figuras de guerreros del Occidente de México”, en Gladius, XXVII, Madrid, 2007, pp. 105-117.

Herrejón, C.: “La pugna entre mexicas y tarascos”, en Cuadernos de Historia. Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, 1978, pp. 11-47.

Martínez, Roberto y Valdéz, Iván: “Guerra, conquista y tácticas de combate entre los antiguos tarascos”, en Tzintzuntzan, Revista de Estudios Históricos, Universidad de Michoacán de San Nicolás de Hidalgo, n. 49, México, 2009, pp. 17-52.

Solís, Felipe y De la Garza, Mercedes: Vida y Muerte. Arte funerario del Occidente de México. Fudación Caixa, INAH, Barcelona, 1998.

Townsend R. y otros: El antiguo Occidente de México, arte y arqueología de un pasado desconocido. The Art Institute of Chicago, Gobierno del estado de Colima, México, 2000.

Weigand, Phil: “La evolución y ocaso de un núcleo de civilización: La Tradición Teuchitlán y la arqueología de Jalisco”, en Eduardo Williams y Phil Weigand, (eds.), Las Cuencas del Occidente de México, época prehispanica, Colmich, México, 1996, pp. 185-246.

Winning, Hasso Von: Arte prehispánico del Occidente de México, Phil Weigand y Eduardo Williams (coords.), Colegio de Michoacán, México, 1996.

Zepeda, Gabriela, “Nayarit prehispánico”, en B. Braniff (coord.): Introducción a la arqueología del Occidente de México. Universidad de Colima, INAH, México, 2004, pp. 371-384.


Share Button

Nací en la Ciudad de México en 1974. Desde pequeño me interesé por la historia y la arqueología del Mediterráneo antiguo y mesoamericana, sobre todo por el tema de la guerra. Fui fundador y presidente de la Sociedad Mexicana de Arqueología e Historia Militar. Y, actualmente, soy profesor de Historia Antigua y Precolombina la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México, así como de Arte Prehispánico en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México. Me he especializado en la arqueología, historia y cultura mexicas, en arqueología militar tanto en el ámbito mesoamericano como en el mundo clásico mediterráneo. He participado en diversos proyectos de investigación, como la reordenación de las colecciones mexicas del Museo Nacional de Antropología Soy autor de los libros: Breve historia de los aztecas, El armamento entre los mexicas y Guerreros aztecas, además de varios artículos en revistas especializadas.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)