Arqueología militar del occidente de México, estudio preliminar (I)

Por . 12 noviembre, 2012 en Historia Antigua
Share Button

Desde hace ya algunos años, me he dedicado a la investigación del fenómeno militar en el México Antiguo, tema que está muy lejos de ser agotado y sobre todo tratado a profundidad por otros especialistas mesoamericanistas, ya que el interés en estos asuntos es escaso. El presente artículo es producto de los avances de un proyecto de investigación relacionado con la llamada arqueología militar del Occidente de México prehispánico, asunto por demás desconocido y poco trabajado.

El desarrollo previo que hasta ahora se ha generado en torno a este proyecto de investigación está aún en su fase inicial, es decir, el de la conformación de una base de datos electrónica de todas las manifestaciones artísticas que se encuentran enmarcadas en la esfera cronológica que va entre los años 200 a.C. al 600 d.C. en el Occidente de México y que los investigadores más tradicionales han dado simplemente en llamar la Cultura Tumbas de Tiro.

Gracias a los nuevos hallazgos e interpretaciones del eminente investigador Phil Weigand comienza a establecer en un contexto mucho mayor denominado Tradición Teuchitlán.

Como sabemos, las manifestaciones plásticas derivadas de este contexto cultural se caracterizan por extraordinarias figuras huecas de arcilla, en colores vivos en ocre, rojo, naranja, amarillo, la exaltación de la pintura corporal y facial, simulando vestidos y adornos, la diversidad de posturas, gestos y poses, así como por los acabados de superficie pulidos, algunas como las de Nayarit bajo representaciones de maquetas, además de personajes zoomorfos y antropomorfos, entre las que destacamos la presencia de imágenes de guerreros, en diferentes posiciones, contextos iconográficos, y sobre todo al parecer, en estilos artísticos específicos.

Como se anticipó, en trabajos previos, la base de datos hasta ahora generada ha permitido establecer un tipología preliminar del tipo de manifestaciones plásticas presente en lo que llamamos el arte militar del Occidente de México, que a continuación presentamos.

 

Estado general de la cuestión

Si el Occidente de México prehispánico ha gozado de muy poca atención en lo referente a su arqueología no podemos pedir mucho para el tema que nos atañe en este trabajo. La arqueología militar de la región ha sido prácticamente dejada de lado, más incluso si pensamos que la misma arqueología militar en México aún está en pañales.

Algunos ejemplos interesantes de estudio pueden ser contados con los dedos de una mano: el caso de los trabajos del mundo tarasco estudiados por Carlos Herrejón, o los más recientes de Roberto Martínez, que desarrolla algunos pormenores sobre las tácticas militares y la guerra en ese mismo ámbito, hasta ahora muy poco investigado.

Por su parte, el eminente investigador Ross Hassig, en su ya clásica obra, War and Society in Ancient Mesoamérica, de 1992, establece algunos pormenores generales de las civilizaciones representativas de esta región.

Finalmente, podemos citar a este respecto un trabajo de quien esto suscribe publicado en el año 2007 en la prestigiosa revista española de armas antiguas y arte militar Gladius: un artículo introductorio sobre las Tumbas de Tiro, aspecto que pretendemos ampliar en este trabajo que lees.

Remito al lector a los trabajos de Phil Weigand para ampliar sobremanera el conocimiento de lo que denominamos la cultura de Tumbas de Tiro y la Tradición Teuchitlán.

  

Clasificación preliminar

Dentro del conjunto de manifestaciones plásticas que podríamos englobar como militares para este tipo de cultura precolombina del Occidente mexicano, reconocemos dos tipos específicos: las figuras independientes, o figuras de arcilla que bien pueden ser huecas o sólidas, y las maquetas.

En ambos casos la representación de guerreros es evidente pero en contextos diferentes. El caso de las maquetas nos presenta a guerreros que están defendiendo a sus respectivas poblaciones, mientras que las figuras huecas pretenden dar mayor importancia a la representación del guerrero individual y por lo tanto presenta más detalles.

Quiero destacar que este ensayo es solo la aproximación preliminar a la posible tipología o clasificación de representaciones artísticas, sin querer llegar a una interpretación o explicación de su significado. Existen algunas posibles hipótesis sobre que podría ser y sobre su contextualización histórica, arqueológica y artística que será tratado conforme el proyecto avance.

 

Las figuras independientes

Las figuras que hemos denominado figuras independientes son extraordinarias piezas elaboradas en arcilla, huecas y que proceden de contextos funerarios denominados tumbas de tiro, muchas de las cuales se encuentran descontextualizadas, lo que dificultará más el problema de interpretación y significado en el futuro.

En cualquier caso, debemos partir de una clasificación antes de atender el significado completo de las mismas.

La clasificación de este material se ha dado a partir de los atributos iconográficos de los guerreros, atendiendo sobre todo al tipo de atavíos y armamento, más que el estilo artístico u otros atributos estilísticos.

Desde el punto de vista artístico, estas manifestaciones parecen presentar un cierto patrón en torno a su estilo en conjunto con el tipo de guerrero representado. Debemos destacar que ya antes había llamado la atención del dinamismo de los personajes, muy característico del arte de las tumbas de tiro, en comparación con otras representaciones de guerreros presente en el arte del México antiguo, donde el hieratismo es evidente.

El corpus hasta ahora generado ha permitido reunir de forma digital, producto de la investigación de material bibliográfico y de algunos museos del país más de una decena de personajes, material que comienza a arrojar algunas ideas preliminares de lo que espera ser estudiado al haber terminado esta fase de recopilación de información.

 

Concluye en Arqueología militar del occidente de México, estudio preliminar (segunda parte)


Share Button

Nací en la Ciudad de México en 1974. Desde pequeño me interesé por la historia y la arqueología del Mediterráneo antiguo y mesoamericana, sobre todo por el tema de la guerra. Fui fundador y presidente de la Sociedad Mexicana de Arqueología e Historia Militar. Y, actualmente, soy profesor de Historia Antigua y Precolombina la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México, así como de Arte Prehispánico en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México. Me he especializado en la arqueología, historia y cultura mexicas, en arqueología militar tanto en el ámbito mesoamericano como en el mundo clásico mediterráneo. He participado en diversos proyectos de investigación, como la reordenación de las colecciones mexicas del Museo Nacional de Antropología Soy autor de los libros: Breve historia de los aztecas, El armamento entre los mexicas y Guerreros aztecas, además de varios artículos en revistas especializadas.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)