La ciudad ideal de Piero della Francesca, en 3d

31 dic, 2012 por



Ciudad Ideal y Vida es una representación 3d de la ciudad ideal del pintor italiano renacentista Piero della Francesca, un proyecto que surge con el objetivo de conocer cómo serían aquellas ciudades “ideales” que los arquitectos, pintores y matemáticos diseñaron durante el Renacimiento en el siglo XV. Decidimos centrarnos específicamente en la pintura La ciudad ideal, atribuida a Piero della Francesca.

Este proyecto surge a iniciativa del estudio 3d Virtualidad especializado en infografía 3d, arqueología virtual y diseño web como marco de presentación aplicando las nuevas tecnologías de 3d a las humanidades.

Entre las diversas razones por las que escogimos esta obra la más importante es que se trata de una de las más representativas en el diseño del modelo de ciudad ideal. Asimismo, en ella podemos ver todos aquellos cambios arquitectónicos representativos del Renacimiento italiano del siglo XV. Además de eso nos permite obtener un nivel de detalle que otros cuadros con igual temática no poseen.

 

Las ciudades ideales

El termino ciudad ideal parte de una idea que fue evolucionando a lo largo de los siglos. Su origen se remonta a autores clásicos como Platón o Aristóteles. Este último en su obra la Política, en concreto el volumen cuarto lo dedica a la Teoría general de la ciudad perfecta, define la ciudad como “una asociación de seres iguales, que aspiran en común a conseguir una existencia dichosa y fácil. [...] La agregación que constituye la ciudad no es una agregación cualquiera, sino que, lo repito, es una agregación de hombres de modo que puedan satisfacer todas las necesidades de su existencia. [...] El gobierno perfecto que buscamos es, precisamente, aquel que garantiza al cuerpo social el mayor grado de felicidad”.

A finales de la Edad Media, a partir de 1414, con el descubrimiento en la abadía de Montecassino del tratado De architectura de Vitruvio, el pensamiento arquitectónico cambia de manera radical apartando los ideales góticos de los siglos anteriores. Esta nueva arquitectura se basará en la reutilización de los órdenes clásicos griegos y romanos y en el uso de los modelos geométricos elementales y de las relaciones matemáticas como por ejemplo, el estudio matemático de la perspectiva.

De la obra de Vitruvio sólo se conservó una pequeña parte. No obstante algunos pasajes trataban sobre la estructura organizativa de la ciudad ideal. Uno de los mayores genios del Quattrocento italiano, León Batista Alberti, gran conocedor de la obra de Vitruvio, estableció en su tratado De re aedificatoria una serie de normas prácticas para construir y proyectar la ciudad ideal, dedicándole un volumen entero a su desarrollo. (Libro X: De la Ciudad Ideal, idea de lo que debería ser la ciudad).

Alberti ejercerá una gran influencia en la obra pictórica de Piero della Francesca, como más adelante veremos.

Para finalizar, cabe destacar que las características generales de las ciudades ideales del Renacimiento se basan en un trazado circular tendente al octógono amurallado. En su interior, algunas se idearon con un urbanismo en damero y otras de forma radial. Todas ellas, en su mitad, tendrían una plaza en la que su ubicarían los edificios más simbólicos e importantes de dicha ciudad.

 

Descripción de La ciudad ideal

Piero della Francesca no fue un pintor sin más, también fue un destacado matemático y tratadista. Escribió dos obras donde desarrolló las reglas de la representación artística. El primero de ellos fue De prospectiva pingendi, que trata sobre los procedimientos prácticos de la perspectiva. Y el segundo se titula De quinque corporibus regularibus, donde identifica la pintura con la perspectiva llevando la infinita variedad de las formas naturales a la medida y regularidad de las formas geométricas.

Su pintura se convierte en el medio para la investigación del espacio en términos científicos, un medio de conocimiento de la realidad sobre bases matemáticas. A él le debemos la perspectiva lineal, líneas paralelas que convergen en un punto de fuga dando la impresión de profundidad. Este punto de fuga en la La ciudad ideal se sitúa en la puerta frontal del edificio circular, tal como se muestra en la figura 1.

 

Fig. 1. Perspectiva lineal.

Conviene no obstante dejar claro que existen dudas sobre la autoría de esta pintura, si bien quienes defienden que es una obra de Della Francesca aducen que hay ciertos paralelismos entre ella y otros de sus cuadros como La flagelación o La Anunciación, que permiten si no otorgarle la autoría a él, sí cuanto menos hacerla recaer en un discípulo suyo.

En la obra se desarrolla un proyecto de ciudad ideal en el que un edificio circular predomina en la escena situándose en el centro de una plaza. Esta última está pavimentada con mármol blanco y celeste con una decoración a base de rectángulos. Alrededor del edificio central, se sitúan otros con distintas proporciones y carácter con los detalles clásicos del estilo renacentista del Quattrocento.

Antes de la realización de esta pintura, sabemos por la historiografía que coincidieron en Urbino cuatro personajes claves del Renacimiento italiano, el primero de ellos fue el condotiero de Urbino, Federigo de Montefeltro (considerado como ejemplo de gobernante en este periodo), los arquitectos y tratadistas León Batista Alberti y Luciano Laurana y por último el propio Piero della Francesca. Establecieron entre ellos una relación laboral y de amistad importante, hasta el punto de que no podemos estudiar a Della Francesca sin conocer las aportaciones arquitectónicas de los mencionados anteriormente, ya que en este cuadro las usa.

En Alberti destacó el uso de los órdenes clásicos en las diversas fachadas de los edificios, distinguiendo de esta manera las plantas de los mismos, siendo el primero que el primero en clasificar los diferentes órdenes clásicos y el primero que los usó en 1446 en el Palazzo Rucellanai y en su obra De rae aedificatoria. También sabemos que fue el primero en describir un orden nuevo al que él llamó itálico.

Este nuevo orden es el que usa posteriormente Della Francesca, gran conocedor de la obra de Alberti, en su obra La Anunciación, localizada en Urbino y datada con anterioridad a 1460. A partir de esta misma fecha se empieza a construir un nuevo Pallazo en esta ciudad por el arquitecto Laurana, versado en las obras de estos dos artistas, como se puede ver en la galería del patio de dicho palacio que es considerado el primer ejemplo del empleo del orden itálico o compuesto en el siglo XV.

En definitiva, este es el orden que se usa en la Ciudad Ideal de Della Francesca en 1475 posibilitando a su vez la distinción de las diferentes plantas de los edificios.

Asimismo es importante señalar la influencia de los principios de Vitruvio. El más fácil de distinguir es el de la simetría en la arquitectura: “La composición del templo se basa en la simetría [...] que tiene su origen en la proporción. [...] Y la proporción es la conmesurabilidad de cada miembro de la obra gracias a una determinada unidad de medida o módulo: tal conmensurabilidad representa el cálculo o sistema de la simetría“(Vitruvio, De Arch., III, 1-4).

Podemos decir que todos los edificios que componen este cuadro llevan al máximo el principio de la simetría vitruviana.

Por último, podemos indicar que estos ejemplos son solo unas pequeñas pinceladas de lo que realmente fue la influencia de todos estos protagonistas en la obra de Piero della Francesca.

 

Maqueta 3d

A la hora de elaborar el modelo digital, desde 3d Virtualidad nos hicimos eco de la investigación que hicieron Tomomasa Saesegusa y Hirofumi Chikatsu, profesores de la Tokio Denki University, por medio de la cual consiguieron, mediante modelos matemáticos, las diferentes medidas de los edificios junto con su situación dentro de la plaza, recreando con el uso de la fotogrametría un modelo digital de la pintura.

Quizás lo más sorprendente de todo es la posición de los tres edificios, 6, 8 y 10, que el autor de la obra colocó en un espacio y proporción diferentes del resto. Se trata de la Iglesia y la serie de edificaciones anexas a ella. De todo ello dedujimos que la posición de estos se debe al simple hecho de que el pintor quería que se viesen en la escena. De cualquier otra manera, sobre todo la Iglesia hubiese quedado oculta por el edificio central.

 

Fig.2. Plano elaborado a partir del estudio de Saesegusa y Chikatsu.

No obstante, a la hora de construir el modelo digital optamos por representarlo de dos formas, la primera de ella tal como muestra la figura 1, y la otra como se indica en la figura 2. En esta observamos cómo los edificios 6, 8 y 10 están situados paralelamente a los edificios 2 y 4.

El motivo se debe a que nuestra intención era primero mostrarlos tal como se representan fielmente en el cuadro y la otra exponerlos como si fuese una plaza cerrada alrededor del edificio circular, según los cánones urbanísticos desarrollados en el Renacimiento. Se correspondería con un urbanismo en damero o reticular en el que las ciudades se construyen a partir de una plaza o una avenida principal, en una disposición de calles paralelas y perpendiculares, en cuyos márgenes se erigían los edificios.

Fig. 3. Hipótesis del urbanismo reticular adaptada a la pintura.

Aunque el proyecto está inconcluso, seguimos elaborando poco a poco todos las estructuras 3d que forman la escena. De todos ellos hemos terminado los pares (figura 2.) y el edificio central.

Fig. 4. Modelos 3d terminados.

Una vez que terminemos el proyecto, el público podrá conocer el modelo de ciudad ideal paseando virtualmente por la plaza y observando con detalle cualquier parte del cuadro.

Todas las imágenes del proyecto se pueden ver en https://www.facebook.com/3dVirtualidad.

 

Imágenes del modelo 3d

 

Fig. 5. Detalle aplicando el modelo de la Fig. 1.

 

 


Fig. 6. Vista desde el lado occidental en relación al cuadro aplicando el modelo de la Fig.2.

 

 


Fig. 7. Vista desde la parte trasera del edificio principal en relación al cuadro.

 

Fig. 8. Detalle.

 

Publicaciones relacionadas

Publicidad

Dejar un comentario