Francisco de Miranda, el eterno revolucionario. O no.

Por . 2 enero, 2013 en Reseñas
Share Button

Francisco de Miranda, el eterno revolucionario es el título de una soberbia biografía de quien ha pasado a ser conocido como el Precursor (de la emancipación latinoamericana, se entiende). Y eso de “o no” es un añadido cuya colocación como colofón al título de esta reseña nos ha sido imposible evitar por las razones que a continuación pretendemos exponer, magníficamente expresadas en el volumen que es objeto de estos párrafos que siguen, una obra sucinta y ya indispensable escrita por el historiador Francisco Martínez Hoyos.

Desde la misma presentación, que corre a cargo de Ricardo García Cárcel, es palmario el compromiso del autor con la Historia, es decir, con esa búsqueda incesante de la verdad de lo que ocurrió en el pasado y con ese acicate permanente para determinar y abolir las mentiras de lo que se ha contado sobre ese mismo pasado. Francisco de Miranda no fue, como se trató de hacer creer tanto tiempo, incluso y sobre todo por él mismo, un héroe rebosante de gloria. A “terminar” con ese “montaje” se dedica este libro.

Hay un Miranda mítico y otro histórico”, escribe en el prólogo Manuel Lucena Giraldo. Ya que no hay un héroe en el andamiaje real del personaje Francisco de Miranda, el autor del libro consigue poner delante de nuestros ojos de lectores de Historia al hombre que sí fue Francisco de Miranda, “un personaje que es un mundo” a decir de Lucena, y a decir de cualquiera de nosotros después de leer este vibrante libro: una “turbulenta biografía [que] es, ante todo, la de un hombre de acción”, tal y como Martínez Hoyos afirma cuando nos introduce en la figura del “mítico precursor de la independencia de Venezuela y de toda América Latina”.

En cualquier caso, además de desmitificar el sacrosanto aliento emancipador que se demuestra en la obra no animó continuamente los quehaceres del Precursor, conviene dejar claro algo que Martínez Hoyos nos puntualiza de forma taxativa, por si alguien cree que cuando estamos ante un libertador estamos ante un campeón social, un héroe para los más desafortunados:

 

 

La independencia puede ser calificada de revolución en el sentido político, por lo que supuso de ruptura con el vínculo respecto a la metrópoli, pero nunca en el sentido social. Es más, los triunfadores de este proceso represen-tan a la burguesía más conservadora, consciente de que todo ha de cambiar para que nada cambie.”

 

 

“Si el pueblo no acepta una propuesta, o se cambia la propuesta o se convence al pueblo. El Precursor optó por lo segundo.” Y de cómo lo intentó, entre otras muchas andanzas, verdaderas, trata este libro.

 

Francisco de Miranda, el eterno revolucionario

Francisco Martínez Hoyos

Arpegio, 2012

222 páginas

 


Share Button

Participa en la discusión

  • (no será publicado)