Los cometas y el viaje de los Reyes Magos

Share Button

Los cometas forman parte de nuestro Sistema Solar y están compuestos por agua, dióxido de carbono –hielo seco–, amoníaco y metano, todos en estado sólido debido al frío del espacio interestelar, además de algunos metales y silicatos. Se especula con que también pueden contener materia orgánica precursora de la vida, por lo que el posible impacto de los cometas sería el responsable de su origen en nuestro planeta.

En su viaje orbital, al acercarse al Sol los cometas se van calentando de manera que sus componentes pasan al estado gas desprendiéndose de ellos y mostrando esa formación de cola, compuesta por lo general de polvo y gas, que tanto los caracterizan.

Lógicamente, esto produce, vuelta tras vuelta, el progresivo desgaste del material cometario, con lo que el astro va reduciendo su tamaño hasta la desaparición. Cuando la Tierraatraviesa la cola de un cometa –que puede tener varios millones de kilómetros de longitud– sus fragmentos chocan con la atmósfera y arden, provocando la aparición de pequeños puntos luminosos, son estrellas fugaces.

Los cometas han tenido mucha repercusión en la historia de la observación celeste, pues desde la antigüedad, estos objetos se han considerado como presagios de acontecimientos excepcionales. Se relata que el paso de un cometa en el 44 a.C., poco después de la muerte de Julio César, fue tomado por algunos como morada de su alma.

Asimismo, el tapiz de Bayeux que relata la conquista de Inglaterra por los normandos conmemorando la batalla de Hastings (1066), incorpora un cometa como símbolo asociado al suceso; se trata del cometa Halley que pasó en 1074, un año después de iniciado el bordado de la pieza.

También es conocida la influencia de un cometa en 1517, observado por el emperador mexica Moctezuma, en la fácil victoria de Hernán Cortés y su entrada triunfal en Tenochtitlan dos años después.

Pintura de Giotto, Adoración de los Reyes Magos (1304), en la que incorpora el paso del cometa Halley en 1301, identificándolo con la estrella, tal y como suponía la tradición cristiana por aquella época.

Pero el mito cometario que ha tenido más influencia en la cultura occidental es sin duda el que lo relaciona con la Estrella de Belén. El origen de esta asociación proviene de la pintura de Giotto Adoración de los Reyes Magos (1304), en la que incorpora el paso del cometa Halley en 1301, identificándolo con la estrella. Esta idea, que aunque probablemente ya existía tradicionalmente entre las gentes, se transmitió y ha llegado hasta nuestros días. Así que parece adecuado intentar concretar ahora lo que se conoce hoy en día acerca de este asunto.

En primer lugar, sabemos que no pudo ser el cometa Halley puesto que en aquella época, principios del primer milenio, fue visible en el firmamento en el año 11 d.C.

Como bien sabemos, la fecha del nacimiento de Jesús es un tema todavía controvertido y sin resolver; bien es cierto que debió ocurrir anteriormente al año 4 a.C. pues fue entonces cuando está recogida documentalmente la muerte de Herodes I el Grande, gobernador de Judea y uno de los protagonistas en la historia de los Reyes Magos. Y como también es sabido, el emperador Augusto ordenó que entre los años 8 y 6 a.C. se hiciera un censo de la población del Imperio, que probablemente es el motivo que obliga a María y José a desplazarse a Belén, tal y como relatan las Sagradas Escrituras.

El error temporal que observamos en las fechas que narran acontecimientos cercanos al nacimiento de Jesús datándolos varios años antes, proviene del astrónomo Dionisio el Exiguo, al que el papa Juan I encargó en el año 525 preparar un calendario en el que el nacimiento de Jesús marcase el comienzo de la era cristiana. Dionisio que lo diseñó a partir de los reinados de los emperadores romanos, olvidó incorporar los 4 años que Augusto había mandado con el nombre de Octavio, así como el año cero, puesto que ese número no fue introducido en Europa hasta entrado el primer milenio, transmitido por los árabes.

Así que el nacimiento de Jesús quedaría enclavado entre el 5 y el 6 a.C., por lo que es preciso analizar los acontecimientos astronómicos ocurridos en fechas anteriores pero cercanas, que indujeran a tres sacerdotes zoroástricos procedentes de Persia, estudiosos de la astrología, a realizar el largo viaje –de unos mil kilómetros– desde sus tierras hasta Judea.

En el año 7 a.C. se produjo una triple conjunción de los planetas Júpiter y Saturno en los meses de mayo, septiembre y diciembre, algo muy poco habitual, lo que pudo inducir a los tres astrólogos a suponer que algún importante acontecimiento estaba por llegar; en el año 6 a.C. tiene lugar un posicionamiento planetario entre Marte, Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis –habitualmente asociada al mundo judío–, lo que les podría haber llevado a considerar que el evento se produciría en esas tierras; y por último, se tienen noticias, documentadas por astrónomos chinos, de la aparición de una estrella nova en el firmamento en el año 5 a.C., suceso que, por lo extraño, pudo ser definitivo a la hora de animar a los tres reyes a iniciar su viaje hacia Judea.

El resto es conocido, al llegar allí, lo dicen las Sagradas Escrituras, los Reyes Magos se dirigen a entrevistarse con la máxima autoridad, el gobernador Herodes, que es quien podía tener información acerca del magno acontecimiento –fuera cual fuese–, y son sus sacerdotes quienes recabando información de los textos bíblicos hallan que en el libro del profeta Miqueas, escrito entre el 735 y 700 a.C. se dice:

 

Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será pastor de mi pueblo, Israel”.

 

Y con esta información parten hacia Belén. Por ello, en la actualidad, los estudiosos del tema no consideran que hubiera una estrella que les guiase, sino una serie de acontecimientos astronómicos muy poco corrientes que les orientaron en sus decisiones y les impulsaron a realizar su peregrinaje.

Las leyendas transforman la realidad, la moldean y la adaptan según el signo de los tiempos, pero siempre existe ese poso de veracidad que les otorga el halo de lo prodigioso que las hace tan fascinantes.


Share Button

Desde que recuerdo me encanta la ciencia-ficción, ya sea a través del cine, la literatura o los comics. Aquellas películas espaciales en blanco y negro, las novelas futuristas de Isaac Asimov, los álbumes de Las aventuras de Tintín, concretamente los tres dedicados al género –que todavía releo de vez en cuando–, o los cuadernillos de Flash Gordon heredados de mi padre, fueron la semilla que me llevó a elegir una carrera de Ciencias, concretamente la de Químicas, en la que me doctoré en Química-Física en la Universidad Autónoma de Madrid el año 1987. En este poco más de medio siglo que llevo disfrutando de la aventura de la vida he desarrollado unas cuantas facetas profesionales, pero si debo resumirlas en una idea es que siempre he intentado, y así seguiré, divulgando una ciencia clara, transparente, asimilable, comprensible en una palabra, para que deje de estar en ese rincón apartado sólo para iniciados y especialistas, y sea patrimonio de todas las personas interesadas en conocer cómo es el mundo en el que vivimos.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)

  1. gravatar ANTONIO POZAS Responder
    febrero 26th, 2013

    Angel como siempre un articulo muy bueno sobre todo por lo que pueda enganchar a los profanos en astronomia.

  2. gravatar Carmen Mª Ávila Marcos. Responder
    enero 14th, 2013

    Como siempre, fruto de mi ignorancia, me han surgido algunas dudas que ya te comentaré. Por lo demás, si me permites, te copio tu última frase para incorporarla a mi explicación del concepto de mito, con lo cual ya no hace falta que te diga lo que opino del artículo.

  3. gravatar Rosa Cano Responder
    enero 11th, 2013

    Sugerente esta inmersión en el ámbito astronómico, sobre todo para los profanos en la materia como yo. Reenvío el enlace a algunos amigos. ¡Gracias!

  4. gravatar Angel Rodriguez Cardona Responder
    enero 10th, 2013

    Gracias María. Me halaga tus comentario.

  5. gravatar maría fuentes Responder
    enero 8th, 2013

    Precioso el Artículo. Un auténtico acierto en tiempo y manera.

    Gracias Angel.