Un Estado sin territorio

Por . 11 marzo, 2013 en Mundo actual
Share Button

Pregunta de Trivial. ¿Cuál es el Estado más pequeño del mundo? Respuesta: la Santa Sede. ¿Seguro? Una lástima que no podamos escuchar una bocina, como en los buenos concursos. (Por cierto, ¿por qué no hay una bocina como Dios manda en los concursos actuales?)

Si echan un vistazo al Libro Guinness, al menos en ediciones más añejas, les sorprenderá —con alguna matización jurídica, eso sí— que el territorio soberano más pequeño del mundo es la sede de la Soberana y Militar Orden de Malta en Roma.

La Orden de los Hospitalarios o de San Juan se fundó hace casi mil años para asistir a los peregrinos en Oriente Próximo. Los fines son hoy distintos a los de antaño, pero ahí sigue en pie desde entonces. Como tuvieron que marcharse de Tierra Santa encontraron refugio primero en Rodas, más tarde en la isla de Malta, por cesión de Carlos V.

Allí se llevaron unos buenos siglos, hasta que llegó Napoleón y los expulsó, y de pasó fulminó al Sacro Imperio Romano Germánico. De ahí que ahora estén recluidos en el palacio de Vía Condotti número 68 y el palacio Magistral del Aventino, ese que tiene una mirilla por la que se contempla la cúpula de San Pedro en toda su plenitud. Su anhelo: volver a Malta y gobernar desde el palacio del Gran Maestre.

El caso es que el Gran Maestre es además Príncipe del Sacro Imperio Romano Germánico, por lo que posee rango de Jefe de Estado y se le puede llamar Su Alteza Eminentísima (mucho cuidado con tutearle en una recepción).

Información de utilidad: el actual Gran Maestre se llama Frey Matthew Festing. Además, la Orden tiene matrículas propias para sus vehículos oficiales, sus palacios tienen para el Estado italiano el rango de extraterritorialidad (en otras palabras, un Estado sin territorio) y, como buenos caballeros, sus ciudadanos-miembros poseen unos flamantes uniformes para el día de su boda.

Eso de que Italia se unificó en 1870 no es del todo cierto, pues todavía hay tres estados en la misma patria de Luciano Pavarotti (si me lo permiten añadamos un cuarto, el principado de Seborga).

Narremos más curiosidades. La Orden posee emisiones postales propias, así como moneda. Hasta hace unos años sus valores monetarios eran el scudi, el grani y el tari, un recuerdo de las Cruzadas, pero ahora muestra en sus faciales el euro, como el resto de los socios de la Unión Europea.

Ya saben, si un buen día pasean por Roma y se quieren sentar un rato en la Plaza de España, hagan un alto en la Vía Condotti y entren en la oficina postal de la Orden, calle Bocca di Leone. Los motivos de sus emisiones postales no son otros que antiguos maestres, uniformes, temas religiosos recurrentes como el de San Juan —patrón de la Orden—, antiguos barcos, manuscritos, cuadros colgados en sus palacios, etc…

Un último detalle, el rey Juan Carlos I es hermano de la Orden y precisamente se bautizó en la capilla de su sede en la vía Condotti. ¿Quién ofició la ceremonia? El secretario de Estado del Vaticano, Eugenio Pacelli, futuro Pío XII.

Como habrán podido comprobar, resulta un gran reto comprimir mil años de historia de una orden militar —tal vez la más poderosa de cuantas han existido— en menos de seiscientas palabras. Un Estado sin territorio, ¿no es eso pura Edad Media en el siglo XXI? Tomen nota, nacionalistas.


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Los capítulos de la Historia están plagados de héroes y antihéroes, de reyes y villanos, de conservadores y revolucionarios, de perdedores y ganadores, de desaires y tragedias, de sucesos extraordinarios y nimios, de avances y retrocesos… en definitiva, el gran libro de la vida, al que evidentemente siempre le quedan algunos capítulos por escribir. De ahí que publicara recientemente La guerra de Secesión, la guerra entre el Norte y el Sur, que tiene más de serial televisivo de la HBO que de un sangriento conflicto. Échenle un vistazo a mi web www.fernandomartinezhernandez.com

Participa en la discusión

  • (no será publicado)