Corto Maltés, al filo de la Historia

Por . 29 agosto, 2013 en Reseñas
Share Button

Los juegos entre la ficción y la realidad son traicioneros, pero apasionantes, ¿verdad William Beckford? Al ser humano le gusta jugar con lo que se encuentra en el límite de la historia y de la pura invención, y hacerse esas manidas preguntas de qué es verdad o qué es mentira.

En esa frontera difusa, teñida además de una bruma con infinitas alusiones literarias, se encuentra el personaje de Corto Maltés, el trasunto aventurero del dibujante y guionista italiano Hugo Pratt (1927-1995). El marinero irónico, que pasa de viñeta en viñeta reflexionando sobre la condición humana sin despeinarse, es un icono del siglo XX —ya también del XXI—, tan real como los habitantes de los libros de Historia. Me explico.

Pratt le construyó una vida, azarosa, eso sí, habló de sus ancestros, de sus aventuras de juventud, de su repentina aparición en La balada del mar salado (por cierto, un álbum tremendamente interesante) y de su últimos días pues, al menos, se le pierde la pista como voluntario de las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil española.

En las entrevistas que concedía hablaba el dibujante de Corto como si se tratase de su mánager y daba alguna señal de sus pesquisas por medio mundo para sus próximas andanzas en forma de álbum. Además, su creador le hizo coincidir con personajes tan reales como Jack London (La juventud) o lo dibujaba en escenarios mágicos, aunque reales, como las calles de Venecia (Fábula en Venecia), la estepa rusa durante la Revolución de Octubre (Corto en Siberia) o la cubierta del SMS Königsberg en el África Oriental Alemana (Las etiópicas).

Es curioso que de historia provenga historieta, como una palabra derivada que contiene cierto tono despectivo. En una ocasión Pratt comentó que la historieta podía ser un arte, aunque a él no le gustaba eso de historieta sino literatura dibujada. Y, la verdad, lo consiguió con creces. Tal vez ahí se encuentre el encanto de Corto Maltés, que no es otro que ser un héroe en el cómic, pero no a la manera de Spiderman, Supermán y tantos y tantos personajes inolvidables, sino rompiendo los límites convencionales de las historia dibujadas.

La historieta se concibe todavía hoy como una línea cursiva por debajo de la literatura escrita, de la novela, para que me entiendan.

Pero el marinero de tantos puertos y de mujeres inolvidables —perdonen si parece esta disertación el inicio de una copla— ha superado la barrera de los géneros, pues participa con fortuna de la novela de aventuras, del documental, de la autobiografía y hasta de la Historia, pues la mayoría de sus correrías se sitúan en unas décadas muy concretas del siglo XX.

Pratt comentó que Corto Maltés no tiene cabida en el mundo actual, plagado de máquinas y artefactos electrónicos, porque el singular marinero del pendiente es un romántico.

Por eso apetece la lectura de dos libros de reciente aparición: El deseo de ser inútil. Recuerdos y reflexiones y A la sombra de Corto. Conversaciones sobre su obra (ambos en editorial Coincidencias, de lujosa presentación). Los dos títulos no son más que de dos larguísimas conversaciones de Dominique Petitfaux, un experto en el mundo de la historieta, mantenidas con Hugo Pratt en la que se asiste al nacimiento del mito, la oposición enriquecedora entre el autor y sus personajes, y la sucesión de bellas —algunas inéditas— ilustraciones.

Y no deben ser tan sólo libros los que nos acerquen a Corto sino sus historias, donde se encuentra su encanto, donde el personaje está vivo. Déjense llevar por sus aventuras en forma de álbum. Una propuesta: La casa dorada de Samarkanda. Viajen a lugares exóticos, busquen un tesoro y, una última cosa, no se asusten con la presencia de Rasputín.


Share Button

Los capítulos de la Historia están plagados de héroes y antihéroes, de reyes y villanos, de conservadores y revolucionarios, de perdedores y ganadores, de desaires y tragedias, de sucesos extraordinarios y nimios, de avances y retrocesos… en definitiva, el gran libro de la vida, al que evidentemente siempre le quedan algunos capítulos por escribir. De ahí que publicara recientemente La guerra de Secesión, la guerra entre el Norte y el Sur, que tiene más de serial televisivo de la HBO que de un sangriento conflicto. Échenle un vistazo a mi web www.fernandomartinezhernandez.com

Participa en la discusión

  • (no será publicado)