Las Cortes de Cádiz en poco más de 500 palabras

Share Button

Las llamadas Cortes de Cádiz se reunieron por vez primera en lo que hoy es la localidad gaditana de San Fernando, el 24 de septiembre de 1810, y finalizaron sus sesiones ya en Madrid, el 10 de mayo de 1814.

Fueron una asamblea parlamentaria, originariamente de carácter constituyente, reunida durante la guerra de la Independencia y cuyas deliberaciones tuvieron lugar, sobre todo, excepto en sus inicios y en su final, en la ciudad de Cádiz. Son un hito legislativo de tremenda importancia pues de sus reuniones salió la primera constitución española, la de 1812, habitualmente conocida como Constitución de Cádiz.

El 25 de septiembre de 1808, ya comenzada la guerra contra la invasión napoleónica, se creaba un órgano de gobierno, la Junta Suprema Central, con el objetivo de unificar y sustituir, en nombre del secuestrado rey Fernando VII, el poder de las juntas provinciales surgidas con el estallido de aquélla. Su misión era dirigir la lucha contra los franceses en nombre del rey, y su principal labor se encaminó a la convocatoria y reunión de unas Cortes, algo que llevó a cabo primero sin éxito en mayo de 1809, y que más tarde culminó cuando su sucesora, la Regencia (en realidad denominada Consejo de Regencia de España e Indias), logró su apertura el 24 de septiembre de 1810, en la Real Isla de León, hoy perteneciente al municipio gaditano de San Fernando, refugio ante el acoso invasor.

En febrero del año siguiente, los diputados, que llegarían a ser 308, representantes de las juntas provinciales pero también de las colonias americanas y asiáticas, hubieron de trasladarse a la asediada ciudad de Cádiz.

Si la mayoría de los diputados, elegidos mediante un complejo sistema de sufragio censitario indirecto, pertenecían al clero (como Diego Muñoz-Torrero) o eran abogados (caso de Agustín de Argüelles) o funcionarios o militares, e ideológicamente sus tendencias políticas iban desde el liberalismo hasta el absolutismo, pasando por el reformismo ilustrado; su labor legislativa acabó por enfocarse hacia el liberalismo decidido a acabar con la sociedad estamental propia del Antiguo Régimen, al cual aquellas Cortes se proponían desmantelar, y a hacer triunfar los principios de libertad, igualdad y propiedad.

La principal norma salida de aquella indispensable tarea legislativa fue la Constitución promulgada el 19 de marzo de 1812, base del edificio del nuevo sistema político, liberal, desde la que se consideraba como principio esencial la soberanía nacional y se adoptaba como forma de gobierno la monarquía, limitada por la división de poderes. La monarquía contaba con la facultad de hacer las leyes, eso sí, con las Cortes, es decir, con la representación, censitaria, de aquella soberanía nacional.

Las normas emanadas de las Cortes de Cádiz extinguieron el régimen señorial, abolieron la organización gremial y promovieron la desamortización.

El 15 de enero de 1814, ya como Cortes ordinarias y finalizados los combates, se trasladaron a Madrid. Pero toda su obra fue finalmente cercenada cuando el 4 de mayo el regresado rey Fernando VII decretaba la nulidad de todas las normas gaditanas, incluida por supuesto su Constitución. Era la vuelta del absolutismo, que sólo se verá interrumpido, durante el reinado del hijo de Carlos IV, cuando entre marzo de 1820 y octubre de 1823 se desarrolle el llamado Trienio Liberal.


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


José Luis Ibáñez Salas nació en 1963 en Madrid. Se licenció en Filosofía y Letras y se especializó en Historia Moderna y Contemporánea. Editor e historiador, fue el responsable del área de Historia de la Enciclopedia multimedia Encarta, ha dirigido la colección Breve Historia para Nowtilus y ahora es promotor de nuevos proyectos en Sílex ediciones. Asimismo, dirige la revista digital Anatomía de la Historia y es editor de Santillana Educación y socio fundador de Punto de Vista Editores. Su último libro en Sílex ediciones es El franquismo.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)

  1. gravatar Poncio Pilato Responder
    agosto 17th, 2014

    Alguien me explicará cómo aquellas personas que se reunieron en un Cadiz asediado podian ser representantes de las juntas provinciales. O como se puede decir que fueron elegidos mediante un complejo sistema de sufragio censitario indirecto. Cuando los deplazamientos a traves de España eran inteminables en diligencia, por un territorio ocupado por tropas enemigas, donde no existia aun el telegrafo. ¿A quienes representaban aquellos?