Street Fighting Man o la respuesta de los chicos malos al Revolution de The Beatles

Por . 28 mayo, 2014 en Reseñas
Share Button

Si 1967 supuso la eclosión del pacifismo hippie durante el “Verano del Amor” (“Summer of Love”), con San Francisco como centro neurálgico, 1968 fue un año diametralmente opuesto. El mundo estalló en manifestaciones y marchas no sólo contra la guerra del Vietnam –las primeras protestas relevantes en Estados Unidos datan de 1964– sino también contra el sistema (el Mayo francés o la Primavera de Praga).

Los asesinatos de Martin Luther King (abril) y Robert Kennedy (junio) se añadían a la extendida represión policial y en ocasiones del ejercito, generando oleadas de violencia y disturbios (Berlín, Berkeley, Chicago, Londres, París, Praga, la matanza de la Plaza de Las Tres Culturas en Ciudad de México, etc.). La sociedad occidental parecía a punto de estallar, la revolución flotaba en el aire.

 

El rock y el mundo real

La música y sus creadores no permanecieron indiferentes a lo que estaba sucediendo. Eran parte activa de los cambios que se exigían. La comunión entre artistas y público era total. Formaban un solo cuerpo.

El estilo de vida de la llamada Contracultura, la ropa, el pelo largo, el amor libre, etc. eran los signos externos de una nueva generación deseosa de alterar el status quo. El rock era el vehículo y los artistas marcaban las pautas, más allá de si estaban comprometidos o no políticamente.

Con un Bob Dylan encerrado en su casa de Woodstock había 2 claros referentes globales: The Beatles y The Rolling Stones. Aunque ambas bandas nunca habían cantado temas abiertamente políticos en 1968 sí lo hicieron (Taxman, 1966, escrita por George Harrison podría ser una excepción).

Abrieron fuego los de Liverpool con Revolution, un tema de John Lennon. Una composición abiertamente pacifista que cosechó criticas tanto en la extrema derecha británica como entre los grupos marxistas radicales.

El mensaje no fue bien entendido quizás porque Lennon, influido por sus cercanas experiencias de meditación con el Maharishi Yogui en la India, no fue tan directo como otras veces. Pero estaba imbuido de lo que sucedía a su alrededor. Un factor decisivo fue la marcha del 17 de marzo del 68 frente a la Embajada de Estados Unidos en Londres que degeneró en una batalla campal. En la letra preguntaba a quienes atacaban al sistema ¿qué plan tenéis?

La grabación comenzó en mayo de ese año –hay varias versiones–y se editó el 26 de agosto en un sencillo junto a Hey Jude (el doble álbum blanco donde se incluirá aparecerá a finales de noviembre). Cinco días después, es decir el 31 de agosto, The Rolling Stones publicaban Street Fighting Man (sería incluida en su LP “Beggars Banquet”, diciembre 1968).

 

No hay lugar para un guerrillero urbano

Originalmente Street Fighting Man se titulaba Did Everyone Pay Their Dues. La música es la misma, sólo varió la letra. Keith Richards recordaba en una entrevista al Wall Street Journal en diciembre del año pasado –una semana antes de cumplir 70 años– que desde finales de 1966 escuchaba ciertos sonidos en su cabeza. Especialmente una melodía basada en las sirenas de los coches de la policía. Pero era incapaz de reproducir lo que percibía. No pudo hasta que se compró una casete portátil de Philips y con una guitarra acústica grabó lo que posteriormente sería la base de Street Fighting Man.

En el siguiente enlace puedes escuchar la primera versión con otra letra:

La grabación se inició en marzo de 1968 y a fecha de hoy tiene en su introducción uno de los riffs de guitarra mas característicos de la carrera de Richards. En la citada publicación revelaba que Charlie Watts le ayudó a dar forma a la pieza y que es él, y no Bill Wyman, quien toca el bajo. Prosigue diciendo que la música llegó antes que la letra: “tenía la melodía prácticamente hecha desde finales de 1966 o principios del 67, antes incluso que Jumpin’ Jack Flash, pero no conseguía el sonido que quería”.

La letra original de Mick Jagger versaba sobre personas violentas. Pero al parecer no estaban satisfechos con ella. Jagger estuvo presente en la manifestación del 17 de marzo ante la Embajada estadounidense en Londres (congregó a 25.000 personas). Hay versiones contrapuestas sobre si fue o no agredido por la policia. Posteriormente él y Richards vivieron en París los sucesos de mayo desde sus albores. Ambos eran plenamente conscientes que algo estaba pasando: los hechos acontecidos en Londres y París eran pruebas claras.

Finalmente, el sonido de las sirenas de policía que Keith Richards tenía en la cabeza se plasmó en la grabación final mientras Mick Jagger rehízo la letra,  para reflejar lo que estaba sucediendo en las calles de las ciudades. Por un lado era una invitación a unirse a la lucha y por otro –como en Revolutionuna advertencia de que la violencia no era la solución.

Jagger posteriormente reconoció que tuvo en mente al activista Tariq Ali, responsable de New Left (y de su publicación New Left Review). En su momento este movimiento apoyó Street Fighting Man y criticó Revolution. Esto no fue un impedimento para que Tariq Ali cimentase una relación de amistad con John y Yoko (probablemente Mick Jagger ofició de celestino).

Bruce Springsteen sostiene que los versos “But what can a poor boy do except to sing for a rock ‘n’ roll band” (pero qué puede hacer un chico pobre excepto cantar en una banda de rock & roll) son de los mejores de la historia del rock & roll. No seré yo quien se lo discuta al Boss.

Los Rolling Stones terminaron la grabación en el mes de junio. Colaboraron Nicky Hopkins (piano) y el exTraffic Dave Mason. Es interesante destacar la presencia de instrumentos orientales: el shenai que toca Mason mientras que Brian Jones, aun miembro de la banda, se aplica con la tanpura y el sitar.

Muchas emisoras norteamericanas rechazaron programar Street Fighting Man por considerarla “subversiva”, lo cual contribuyó a crear la leyenda.

El Partido Demócrata celebró su convención nacional para elegir a su candidato presidencial en Chicago y coincidió con la semana de la edición del single. Las emisoras de la ciudad se negaron a poner la canción debido a los altercados que sucedieron durante los días que los delegados estuvieron reunidos.

Jagger, ante estas negativas, comentó que se alegraba mucho porque la ultima vez que ocurrió algo parecido vendieron un millón de copias.

Cabe resaltar que el movimiento Youth International Party organizó actos paralelos a la convención demócrata (cortados de raíz por una brutal carga policial). Los Yippies de Abbie Hoffman y Jerry Rubin consiguieron elegir a su propio candidato: Lyndon Pigasus Pig, un cerdo. El cantautor Phil Ochs fue quien se lo compró a un granjero. El puerco fue detenido por la policía de Chicago, junto al resto de líderes estudiantiles, cuando Rubin se disponía a pronunciar el discurso de aceptación en su nombre.

Unos años después en España (1972-1974), en Radio Popular FM de Madrid (99.5), usábamos la canción para informar sobre los lugares y horarios de las manifestaciones antifranquistas, convocatorias, paros, etc. Bastaba con poner Street Fighting Man y decir el sitio y la hora mientras sonaba.

 

Street Fighting Man, la letra

Ev’rywhere I hear the sound of marching, charging feet, boy

Cause summer’s here and the time is right for fighting in the street, boy

But what can a poor boy do

Except to sing for a rock ‘n’ roll band

Cause in sleepy London town

There’s just no place for a street fighting man

No

Hey! Think the time is right for a palace revolution

But where I live the game to play is compromise solution

Well, then what can a poor boy do

Except to sing for a rock ‘n’ roll band

‘Cause in sleepy London town

There’s no place for a street fighting man

No

Hey! Said my name is called disturbance

I’ll shout and scream, I’ll kill the king, I’ll rail at all his servants

Well, what can a poor boy do

Except to sing for a rock ‘n’ roll band

Cause in sleepy London town

There’s no place for a street fighting man

No

 

Videoclip original:

 

 

 

Letra traducida:

 

Chico por todas partes oigo el ruido de pies en marcha y a la carga

Porque chico el verano está aquí y es la hora de luchar en la calle

Pero qué puede hacer un chico pobre

Excepto cantar en una banda de Rock & Roll

Porque en la dormida ciudad de Londres

No hay lugar para un guerrillero urbano

No

¡Hey! Crees que es el momento para una revolución palaciega

Pero donde yo vivo se juega a la solución de compromiso

Bien, entonces qué puede hacer un chico pobre

Excepto cantar en una banda de Rock & Roll

Porque en la dormida ciudad de Londres

No hay lugar para un guerrillero urbano

No

Dicen que mi nombre es disturbio

Voy a gritar y chillar, voy a matar al rey, recriminaré a todos sus siervos

Bien, entonces qué puede hacer un chico pobre

Excepto cantar en una banda de Rock & Roll

Porque en la dormida ciudad de Londres

No hay lugar para un guerrillero urbano

No

 

En directo (Tokyo 1995):

 


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Participa en la discusión

  • (no será publicado)