Una lectura bárbara (Bestiario español, de Justo Serna)

Por . 19 diciembre, 2014 en Reseñas
Share Button

Aún está por historiar lo sucedido en los últimos quince o veinte años en España. Muchas han sido las transformaciones que el siglo XXI ha traído a nuestra sociedad, muchos los sucesos y personajes que han gozado de una cierta relevancia, que han desempeñado un papel –mayor o menor– en la política, en las finanzas y en lo que podríamos denominar el ambiente cultural y mediático de nuestro país.

Sin embargo, no parecen ser estos los tiempos apropiados para hacer historia de estos casos. Ahora es la actualidad la que manda, sumidos como estamos en una crisis económica y social sin precedentes, con un panorama político agitado por la corrupción y por los movimientos de los distintos partidos que tratan de distanciarse como pueden de ella.

Aunque hace algunos meses pensábamos que ya lo habíamos visto todo, las noticias domésticas no paran de sorprendernos; las prácticas que va destapando poco a poco la justicia siguen superando nuestras peores suposiciones; las declaraciones de políticos, ministros y tertulianos televisivos continúan espantándonos: tal es su falta de sensibilidad, tal su oportunismo, su demagogia o su brutalidad. ¿Se puede hacer historia en estas circunstancias?

 

¿Podemos sacar algo en claro del tiempo presente?

Justo Serna, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Valencia, ha escrito un libro que no es ajeno a ninguna de estas dos vertientes de la realidad: la histórica y la que entronca más directamente con nuestro estupor cotidiano.

Bestiario español, editado por Huerga y Fierro, es un libro que nos habla de muchos de los personajes más destacados de nuestra contemporaneidad, de aquellos sobre los que, debido al cargo que desempeñan o desempeñaron, vemos o escuchamos constantemente cosas; se trata de un volumen compuesto por más de cien semblanzas de distinta extensión, aunque la mayoría no pasa de las dos páginas. El libro, por tanto, mira a la actualidad de frente, sin esconderse, pero también sin estridencias ni salidas de tono. Sin tapujos pero con respeto.

Por las páginas de Bestiario español pasan un sinnúmero de individuos: políticos y humoristas, monarcas y banqueros, escritores y periodistas, fenómenos televisivos y delincuentes. Ah, y también algún que otro dictadorzuelo. Algunos son personajes reales, otros más bien parecen salidos de una ficción, aunque a veces uno no sepa muy bien dónde encajarlos.

Les pondré un ejemplo para que me entiendan: abro el libro al azar por tres lugares distintos y me encuentro con Rosa Díez, con Luis Bárcenas y con Pío Moa.

Cierro el Bestiario de golpe, temeroso de que alguno de ellos alargue un brazo para abducirme, de que me entreguen un sobre lacrado o de que acaben convenciéndome de que Franco ha sido lo mejor que le ha pasado a España en los últimos doscientos años. No se rían, no, que así es. También es ese el objetivo del libro: hacer pasar al lector un buen rato ayudándole a sobrellevar la pesada carga que tenemos sobre nuestras cabezas, toda esa gente que vive encima nuestro. Casi, casi literalmente.

 

Un prólogo de Elvira Lindo para una auténtica historia del mundo actual

Aunque la caterva de ciudadanos que analiza Serna es de cuidado, su prosa resulta festiva e irónica, aunque también certera y reflexiva. Elvira Lindo, autora del prólogo, da en el centro de la diana cuando escribe sobre la motivaciones y el carácter del autor:

 

“A través de los escritos de Serna intuyo el temperamento de un hombre sociable, un tipo compasivo ante las debilidades humanas, capaz de observar con humor a personajes oscuros, turbios, o directamente tontos, pero decidido a señalar sin cobardía las malas praxis de aquellos que, por ser personajes públicos, influyen desafortunadamente en nuestras vidas”.

 

Pero aún hay más. Debido a la capacidad analítica de Serna, debido a la maestría que demuestra a la hora de perfilar lo esencial de unos seres humanos que tienen mucha influencia en nuestro día a día, su ensayo se convierte en una auténtica historia del mundo actual. Una historia dificilísima de trazar, precisamente por su cercanía, por lo próximos que estamos a nuestro objeto de estudio y por lo peliaguda de nuestra situación presente. Y eso es algo que tiene mucho mérito.

 

Y una foto de Antonio Barroso para la cubierta

Bestiario español es un volumen impactante y muy atrevido. Impacta, en primer lugar, la cubierta del libro, una fotografía del artista Antonio Barroso. En ella vemos un marco, algo viejo y descascarillado, encuadrando un rostro femenino construido a su vez por dos imágenes. En la inferior domina una boca abierta que profiere un alarido; la imagen superior, que se corresponde esencialmente con el cráneo de la mujer, está pintada o maquillada toda ella de blanco. Únicamente se salvan unos ojos que, horrorizados, parecen observar una escena terrible.

Aunque la estampación de la fotografía no es de la mejor calidad posible, el efecto es potente, hasta el punto de que se hace difícil concebir mejor imagen para ilustrar el contenido del libro.

La composición de Barroso nos atrae y nos repele a un tiempo. Nos desarticula y nos perturba, pero no podemos dejar de mirarla, fascinados por su horrible hermosura, abrumados por su desconcertante imperfección. La clave de nuestra alteración radica en cómo el artista ha decidido solapar ese par de imágenes, la superior y la inferior: las dos partes de la mujer no encajan; aunque muy próximas, no terminan de acoplarse y, pese a ello (o precisamente por eso), las reconocemos como propias; con ese rostro nos sentimos extrañamente identificados, de ahí la incomodidad. Pero también nos identificamos con ese grito mezcla de desesperación y rabia; un grito que no podemos oír, pero que muchos llevamos contenido en el pecho.

En cierto sentido, pues, las semblanzas del libro de Serna son la plasmación literaria de la fotografía de Barroso, tanto por la calidad de la prosa como por el repelús que nos provocan algunos de los sujetos que habitan en sus páginas. Muchas de las personalidades sobre las que escribe el historiador valenciano nos atraen y nos repelen, y también tienen algo, o mucho, de cada uno de nosotros. Está bien asomarse a uno mismo mirándose en los demás: permite encajar mejor lo que somos o en lo que nos hemos convertido.

Eso sí, siempre con generosas dosis de humor e ironía: posiblemente no haya mejor estrategia para enfrentarse a estos tipos que infestan nuestro presente; y posiblemente no haya nadie mejor que Justo Serna para hacerlo.

 

[box]

Bestiario español. Semblanzas contemporáneas

Justo Serna

 

Huerga y Fierro editores

2014

 

253  páginas

[/box]


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Licenciado en Historia Contemporánea, entre mis distintas publicaciones cabe destacar un libro sobre Valencia (Valencia y su provincia: mucho más que luz y mar), así como diversas colaboraciones en obras colectivas, entre ellas las de El gran libro del vino de la Comunidad Valenciana y la ya citada sobre la familia Trenor: “Paseos por la Valencia burguesa (1808-1909)”. Apasionado de la literatura y el cine, varios de mis escritos han sido premiados en distintos certámenes literarios, como el V Certamen de Narrativa Breve (2006) organizado y publicado por el Ayuntamiento de Valencia, el Certamen Internacional Art Nalón Letras 2008 o el Premio de relato corto “Paso del Estrecho” 2010.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)