Historia secreta del mundo (primera entrega)

Por . 1 mayo, 2015 en Historia Antigua
Share Button

Los relatos de la Historia secreta del mundo, escrita por Emilio Gavilanes, ambicionan recorrer el universo.  Por ellos desfilan reyes, santos, guerreros, asesinos, monjas, conquistadores, piratas, campesinos, héroes, poetas, herejes, viajeros, locos, concubinas, negreros, bandidos, contrabandistas, científicos, traidores, eruditos, niños, incluso animales; personajes conocidos como Buda, Jesús, san Pedro, Juana la Loca, Hitler o Dionisio Ridruejo  y también personajes anónimos.

Ediciones de La Discreta permite a los lectores de Anatomía de la Historia leer una amplia selección de los textos en los que Gavilanes nos descubre la fascinante aventura literaria que puede ser vislumbrar las entretelas del pasado de los seres humanos.

Esta es la primera entrega de este camino fascinante.

Un tejido muy antiguo

Lo cuenta André Malraux en uno de sus libros. Un día, cuando es ministro de Cultura, le llama un amigo suyo, apasionado de la Antigüedad, diciéndole que un anticuario de Isfahan le ha ofrecido un tejido antiguo, de factura oriental, una pieza interesante, y que como el precio es muy elevado, fuera de su alcance, ha pensado que quizá le interese comprarlo al Estado francés. “¿Pero qué es?”, pregunta Malraux. “No lo sé”, le contesta su amigo. “Parece una alfombra. Aunque quizá sea un tapiz. Tengo una foto. Te la acerco al ministerio.” Media hora después la estudian detenidamente. La imagen no es muy buena. Solo se alcanza a ver que en el medio de la tela hay una forma simétrica. Llaman a un tercer amigo, también experto en antigüedades, que no tarda en acudir. “Tal vez sea una mariposa”, opina. “El tejido podría ser preislámico, de una época en que no estaba prohibido competir con el Creador representando figuras de animales”.

Esa misma tarde Malraux se pone en contacto con Madame Khodari, una pitonisa amiga de Picasso y de Cocteau, que está de moda entre la alta sociedad de París y la consulta con frecuencia. Conciertan un encuentro para esa misma noche. Malraux acude con sus dos amigos.

Después de ponerse cómodos, la mujer toma la foto y se concentra hasta caer en trance.

Con una voz ronca, poco femenina, muy distinta de cuando no estaba en trance, la mujer va describiendo lenta, detalladamente, todo lo que ve. Imágenes, escenas sueltas, que no entiende ni sabe si guardan relación unas con otras. “Veo un combate junto a un río… Un combate en el que participan elefantes… Un ejército está aniquilando a otro… Veo un caballo que siempre camina con el sol de frente… Veo cómo un hombre mata a su mejor amigo de un lanzazo durante una discusión… Veo a una princesa que ha sido ganada como botín de guerra.”

La mujer se calla unos instantes. “Vuelvo a ver al hombre que mató a su amigo… Ahora agoniza… Está rodeado de guerreros… Parece el interior de una gran tienda de campaña… En muchos puntos arden antorchas, que desprenden un humo sombrío… El suelo está cubierto de pieles y de alfombras… Hay un gran silencio… El hombre está inquieto, intenta incorporarse… Ladea la cabeza y lanza un vómito de algo oscuro”.

“¿Le puedes ver la cara?”, pregunta Malraux, que ha reconocido todos esos episodios. Los tres amigos son muy cultos. Ya saben quién es ese hombre.

“No… Se ha dado la vuelta… Está muy agitado… Espera, sí, mira en esta dirección… Es un hombre joven, fuerte… Es muy hermoso… A veces dice algo… Habla una lengua que no entiendo.”

“¿De qué color tiene los ojos?”, pregunta uno de los amigos de Malraux.

“Se los oculta el pelo… Aguarda…”

Antes de que diga una palabra más, los tres hombres están pensando lo mismo. Quizá ese vómito sea de sangre. Alguien ha doblado la tela para retirarla y se ha formado una mancha simétrica.

“Sí, ahora lo veo… ¡Qué extraño!… No son iguales… Cada ojo es de un color distinto.”

Los tres hombres se miran sobrecogidos. Es el dato que confirma que el hombre que la pitonisa está viendo es Alejandro Magno.


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Emilio Gavilanes nació en Madrid, en 1959. Realizó estudios de Geológicas y de Físicas, y se licenció en Filología Románica. Ha desempeñado una buena variedad de oficios y desde hace años trabaja en el Instituto de Lexicografía de la Real Academia Española. Ha publicado las novelas La primera aventura (Seix Barral, 1991), El bosque perdido (Seix Barral, 2001), Una gota de ámbar (Ediciones de La Discreta, 2007) y Breve enciclopedia de la infancia (XVI Premio Tiflos de Novela, Edhasa/Castalia, 2014), los libros de relatos La tabla del dos (Premio de relatos NH 2003), El río (Finalista del III Premio Setenil, Ediciones de La Discreta, 2005), El reino de la nada (Menoscuarto, 2011) e Historia secreta del mundo (Ediciones de La Discreta, 2015), y las colecciones de haikus Salta del agua un pez. 101 haikus (La Veleta, 2011) y El gran silencio (La Veleta, 2013). También ha preparado la edición de la obra de Camilo Bargiela Luciérnagas (Renacimiento, 2009) y ha escrito numerosos artículos y colaboraciones en diversas publicaciones.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)