Historia secreta del mundo (tercera entrega)

Por . 1 junio, 2015 en Edad Media
Share Button

Ediciones de La Discreta permite a los lectores de Anatomía de la Historia leer una amplia selección de los textos en los que Emilio Gavilanes nos descubre desde su Historia secreta del mundo la aventura literaria que puede ser vislumbrar las entretelas del pasado de los seres humanos.

Esta es la tercera entrega de un camino fascinante.

La biblioteca del príncipe

Como siempre fue un niño enfermizo y pasaba prácticamente todo el tiempo en cama, Muley Jaqqan, príncipe de Marrakesh, se aficionó desde muy niño a la lectura. Antes de los quince años había leído dos veces todos los libros de palacio, una modesta biblioteca en la que estaban representados muchos de los saberes de la época.

Al heredar el trono, siendo aún adolescente, hizo trasladar su cama a la biblioteca, para sentirse rodeado a todas horas de sus libros. Y cuando esto se supo fuera de palacio, fue visto como una conmovedora extravagancia, una locura inofensiva, que compadeció a muchos de sus súbditos, que, quizá convencidos de que la vida del rey no iba a ser muy larga, se decidieron a concederle un último capricho, y le hicieron llegar sus bibliotecas particulares.

A medida que fue estando rodeado por más libros, pareció ir mejorando de su enfermedad. Incluso abandonó la cama y fue capaz de dar algún paseo.

Se desconoce la exacta naturaleza de su mal, pero aunque entonces se atribuyó su progresiva mejoría a motivos mágicos (los libros, como fantasmas de los autores, le transmitían su energía), hoy se cree que guarda relación con el aumento en la biblioteca de la colonia de ácaros y de gorgojos del polvo y del papel, los gases de cuyas deyecciones ahora sabemos el beneficio que producen en determinadas enfermedades cardiovasculares.

Poco a poco la biblioteca fue ocupando todo el palacio. Muley pasaba casi todo el día levantado y mostraba una gran vitalidad.

A medida que tenía más libros se iba sintiendo mejor. Y a medida que se sentía mejor quería más libros.

Con el paso de los años, comenzó a organizar expediciones en busca de libros, que cada vez partían hacia lugares más lejanos. Llegaban libros desde todos los puntos del mundo conocido. Muchos, la mayoría, se adquirían mediante compra, pero otros –aunque él lo ignoraba– procedían de saqueos.

Un día, cuando la vida de Muley estaba en su apogeo, sus hombres capturaron un barco que venía de Constantinopla y que se dirigía al puerto de Marsella, cargado con telas y con libros para el rey de Francia.

Antes de regresar a puerto, ya habían sido arrojados por la borda más de diez cadáveres. Pocos días después de que Muley recibiese los libros, toda la tripulación del barco ya había muerto. La peste se extendía por toda la ciudad.

Antes de morir, Muley recordó con nostalgia los lejanos días en que pasaba todo el tiempo en cama y solo conocía los libros de su pequeña biblioteca.


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Emilio Gavilanes nació en Madrid, en 1959. Realizó estudios de Geológicas y de Físicas, y se licenció en Filología Románica. Ha desempeñado una buena variedad de oficios y desde hace años trabaja en el Instituto de Lexicografía de la Real Academia Española. Ha publicado las novelas La primera aventura (Seix Barral, 1991), El bosque perdido (Seix Barral, 2001), Una gota de ámbar (Ediciones de La Discreta, 2007) y Breve enciclopedia de la infancia (XVI Premio Tiflos de Novela, Edhasa/Castalia, 2014), los libros de relatos La tabla del dos (Premio de relatos NH 2003), El río (Finalista del III Premio Setenil, Ediciones de La Discreta, 2005), El reino de la nada (Menoscuarto, 2011) e Historia secreta del mundo (Ediciones de La Discreta, 2015), y las colecciones de haikus Salta del agua un pez. 101 haikus (La Veleta, 2011) y El gran silencio (La Veleta, 2013). También ha preparado la edición de la obra de Camilo Bargiela Luciérnagas (Renacimiento, 2009) y ha escrito numerosos artículos y colaboraciones en diversas publicaciones.

Participa en la discusión

  • (no será publicado)