Senderos de gloria, de Stanley Kubrick, una joya doble

Share Button

Los autores de Anatomía de la Historia consideraron cuáles eran sus películas favoritas de carácter histórico y una de las que más votos favorables obtuvo fue Senderos de gloria, de Stanley Kubrick.

Dos de ellos nos explican por qué esa joya cinematográfica es además una joya historiográfica.

 senderos_de_gloria_b

Juan Carlos Herrera Hermosilla

La cita del doctor Samuel Johnson “El patriotismo es el último refugio de los canallas”, que el coronel Dax (Kirk Douglas) le lanza al general Paul Mireau (George Macready) podría resumir el mensaje de Senderos de gloria (1957) de Stanley Kubrick.

Brillante historia sobre la macabra futilidad y el horror de los combatientes en las trincheras, frente a la inhumanidad y la ambición en los lujosos cuarteles de los generales durante la I Guerra Mundial, esta obra de Kubrick es, quizá, la mejor película antibélica rodada en la historia del cine. No es la intención del autor mostrar solo la crudeza de las bombas, de los cuerpos fragmentados cubiertos por el barro de las trincheras, sino la barbarie planificada por los generales, debido a su afán de medrar en el escalafón. El soldado es, para ellos, carne de cañón, un simple número entre las bajas.

La secuencia final de la película, en la que una muchacha alemana es obligada por el dueño de la cantina a cantar para las tropas francesas, es la única que tiene una misteriosa belleza redentora, al mostrar la compasión de los duros soldados mientras escuchan la canción. La inicial burla del enemigo alemán, siempre un fantasma que no aparece en ningún momento de la película, simbolizada en la angustia de la camarera de la cantina que canta entre lágrimas Der treue Husar (“El fiel húsar”), contagia de dolor a una tropa que tararea la canción, como una mínima isla de paz antes de regresar al frente, a las trincheras donde abrazar la muerte.

paths

José Antonio Vidal Castaño

imagesSenderos de gloria es la mejor película histórica del cine mundial porque, entre otras cosas, no pretende ser una lección de historia; no pretende emular o imitar a la historia ni a los historiadores, no busca documentar un episodio de la “Gran Guerra” (1914-1918), ni siquiera es un alegato antibeliscista, que si lo es, al uso. La ausencia total de pedagogía histórica, de tentaciones historiográficas es lo que hace a éste film bélico (esto sí), posiblemente, el mejor film histórico de la historia del cine.

Lo que sí pretende Kubrick es ponernos contra la pared, acosar nuestra moral conformista, sacudir nuestra conciencia enferma por la ambición de poder, por sobresalir a costa de los demás, por hacer daño a ese enemigo moral que nos acompaña a diario, que está en todos los frentes y en nuestras propias conciencias.

La cara descompuesta del coronel Dax (Kirk Douglas), cuando atraviesa las infectas trincheras, cuando dirige el ataque a la inexpugnable “colina de las hormigas” en campo alemán, cuando se dirige a sus superiores para desafiarles y avergonzarles, cuando defiende la vida de unos hombres condenados a muerte de antemano; es portadora de la acusación de un atleta moral contra la barbarie y en defensa de los derechos humanos. Dax es el trasunto de Kubrick y éste tan solo nos cuenta una historia (no la historia) que ha elaborado minuciosamente.

Primero una atenta lectura de la novela de Humprey Cobb (1935), inspirada en la historia real de cinco soldados fusilados en 1915 por traición y luego exonerados. Luego la construcción de un guión, con la ayuda de Jim Thompson, autor de El asesino dentro de mí y 1280 almas ¾dos obras maestras¾, que no da respiro al espectador.

Finalmente un rodaje complicado en Alemania. Kubrick tuvo que explicar los movimientos giratorios de cámara que usó en homenaje a un señor llamado Ophüls, inventor del barroco en el cine o algo así, y que la cámara era, en esta película, el ojo del espectador que trata de anticiparse a los hechos, que los acepta o rechaza según le van afectando. Todo muy sencillo y muy complejo a la vez. Kubrick no desmenuza hechos ni documenta el pasado, misión del historiador; ilustra sentimientos a través de personajes para filmar la mejor película histórica que he visto hasta la fecha.


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Participa en la discusión

  • (no será publicado)