Sylvia Pankhurst, sufragista y socialista

Por . 9 diciembre, 2015 en Reseñas
Share Button

Como bien apunta la filósofa Amelia Valcárcel en el prólogo de Sylvia Pankhurst, sufragista y socialista, el libro de Eva Paloma Cermeño, el feminismo es una de las tradiciones políticas de la modernidad y sin él la mayor parte de las transformaciones sociales acaecidas en Occidente no habrían sido posibles.

Surgido en Francia en el siglo XVII, en los salones convertidos en centros culturales donde el papel femenino tuvo una notable presencia llegando a protagonizar el movimiento social y literario conocido como preciosismo, el feminismo ha vivido varios momentos álgidos y actualmente se trata de un movimiento firme y estable que ya cuenta en su haber más de tres siglos de tradición. Sin embargo, las principales figuras que lo han ido impulsando son todavía poco o mal conocidas y más si buscamos referencias editadas en castellano.

Esta obra dedicada a Sylvia Pankhurst, una de las propulsoras del llamado feminismo sufragista, está inspirado en la tesis doctoral de Cermeño: Feminismo y socialismo en la obra de Sylvia Pankhurst. Los debates en torno a la clase, el género y la sexualidad en el contexto del sufragismo británico, de 2013.

No estamos pues ante una biografía novelada si no ante el fruto de una rigurosa y exhaustiva investigación que nos proporciona una mirada completa a la figura de Pankhurst desde todos los ángulos posibles y, a través de ella, un auténtico análisis de cómo el sufragismo llegó a ser posible, así como de su delicado encaje en el entramado del resto de movimientos sociales que surgieron a finales del siglo XIX y principios del XX.

Nacida en 1882 en el seno de una acomodada familia británica encontramos las raíces de su activismo en las previas de sus padres, el abogado socialista Richard M. Pankhurst y la líder sufragista Emmeline Goulden Pankhurst, fundadora de la Women’s Social and Political Union. Ambos fueron políticos radicales defensores del movimiento obrero socialista y de los derechos de las mujeres. Asimismo, sus hermanas Christabel y Adela también destacarían como sufragistas.

Iremos conociendo, con detalle (el libro está muy bien documentado con imágenes), a la niña tímida y soñadora impresionada por los libros de Dickens que creó junto a sus hermanas un periódico familiar en el que colaboraba su padre escribiendo artículos; a la adolescente que acompañaba a sus padres a los mítines que estos daban a favor del Independent Labour Party, y cuya vocación temprana fue la pintura dedicando a esta años de estudio, para llegar finalmente a la adulta comprometida que dedicó la mayor parte de su vida y actividad política a reivindicar y desarrollar propuestas destinadas a mejorar y asegurar los derechos de las mujeres. Si bien no se obvia el hecho de que Sylvia Pankhurst, además de volcarse en la causa del feminismo, fue una activa luchadora a favor de los derechos civiles y económicos, en contra del racismo y el colonialismo.

Figura universal, sus ideas respecto a la forma de entender temas como la maternidad, la sexualidad, la igualdad y el papel de las mujeres tanto dentro del espacio privado como en la esfera pública fueron siempre claras y coherentes con su militancia política, y son todavía plenamente vigentes.

Este libro, de impecable factura gracias al buen hacer de Almud Ediciones que lo publica en su colección Biblioteca Añil Feminista (dirigida por Oliva Blanco), es de imprescindible lectura para conocer a fondo esas ideas que Sylvia Pankhurst defendió toda su vida y también para poner de manifiesto la necesidad y la importancia de reconstruir de manera rigurosa nuestros orígenes feministas y así poder transmitirlos de cara al futuro para que refuercen desde la base los retos que el feminismo tiene todavía pendientes.

Portada-Sylvia-Pankhurst

 

Eva PALOMO CERMEÑO

Sylvia Pankhurst, sufragista y socialista

Almud Ediciones de Castilla-La Mancha

2015

334 páginas


Share Button

Nacida en Barcelona tan sólo unos meses después del famoso Mayo del 68 cabría pensar que en mi carácter habría algo revolucionario. Nada más lejos de la realidad. Fui una niña dócil que sólo mostraba resistencia cuando se trataba de soltar los libros que me iban cautivando uno tras otro. Tal vez por eso es por lo que estudié Biblioteconomía y Documentación. Y por lo que sigo devorando libros además de intentar reseñarlos de forma mínimamente inteligible desde hace algún tiempo en una web literaria Anika Entre Libros (anikaentrelibros.com).

Participa en la discusión

  • (no será publicado)