Los reinos cristianos de Nubia

Share Button

Francisco Javier Herranz Fernández acaba de publicar en Punto de Vista Editores La vuelta al mundo en 80 historias, una obra divulgativa formada por ochenta textos que son un viaje a través de la historia por todos los rincones del planeta, una colección de pequeñas pinceladas históricas con las que descubrir acontecimientos, lugares y personajes de nuestro pasado.

Anatomía de la Historia publica una de esas 80 historias, la dedicada a Sudán.

 

Sudán: los reinos cristianos de Nubia

Antes de que el islam hiciese aparición en el siglo VII, el cristianismo había conseguido expandirse y llegar a zonas como Nubia, donde las autoridades aceptaron la nueva fe y la implantaron como religión oficial de sus reinos.

El actual Sudán, al sur de Egipto, se asienta sobre lo que tradicionalmente se ha conocido como Nubia. Esta región, atravesada por el río Nilo, tuvo especial importancia en la Antigüedad. Durante el primer milenio antes de nuestra era estuvo ocupado por el reino de Kush, famoso por su estrecha y no siempre pacífica relación con su vecino del norte, el Egipto faraónico.

El reino de Kush prolongó su existencia durante los primeros siglos de nuestra era hasta que, en el siglo IV, desapareció por completo. Nuevos estados independientes comenzaron a dominar el territorio, entre los que pronto destacarían tres: Nobatia, Aloa y Makuria.

El cristianismo entró progresivamente en estos reinos a través de Egipto y las rutas comercialSeele004es, aunque fueron misioneros llegados de Bizancio los que provocaron las conversiones masivas al convencer a las clases dirigentes.

De los tres reinos, Nobatia era el situado más al norte, por lo que fue el primero en recibir el nuevo credo a comienzos del siglo VI. Poco después se convertían los reinos de Aloa y Makuria, haciendo del cristianismo su religión oficial durante los siguientes ochocientos años.

El cronista Juan de Éfeso sitúa la conversión oficial de Nobatia al cristianismo en el año 543, aunque los historiadores y arqueólogos han podido confirmar que la religión ya estaba ampliamente extendida en la sociedad por aquel entonces. El griego fue la lengua litúrgica por excelencia, y sólo muy poco a poco se fue introduciendo la lengua nativa.

Las relaciones entre los reyes de Nobatia y Aloa eran muy buenas en ese momento, lo que sin duda debió favorecer la transmisión de la nueva fe. Los reyes de Aloa se convirtieron al cristianismo en el año 569, y con ellos toda la población del reino.

En el año 570, los tres reinos ya eran oficialmente cristianos. La rápida conversión de las clases dirigentes al cristianismo puede tener una explicación política. Compartir religión con sus vecinos egipcios les abría las puertas del país y les facilitaba la llegada al Mediterráneo, pudiendo así establecer nuevas relaciones políticas y comerciales. No obstante, la expansión del islam en el norte de África truncaría pronto esta situación.

Las relaciones entre los tres reinos cristianos de Nubia durante la Edad Media aún no están del todo claras. La conquista árabe de Egipto en el siglo VII provocó que Nobatia buscara la protección de Makuria, quien la acabó integrando en su reino. Aloa, por su parte, pudo mantener su independencia durante varios siglos y gozar, como Makuria, de una época de esplendor económico y cultural desde el siglo VIII. Sin embargo, su rastro se va perdiendo a partir de siglo X sin quedar claro cuál fue su destino. Mientras unos apuntan a una posible desintegración del reino en varios estados, otros afirman que pudo ser invadido por Makuria.

Los musulmanes nunca mostraron un gran interés en conquistar Nubia, y se dedicaron simplemente a hacer pequeñas incursiones de saqueo en ciudades del norte. Ante el temor a una posible invasión, el reino cristiano de Makuria firmó un tratado con los árabes en el año 651. A través del pago de un tributo anual, Makuria aseguraba su independencia y la seguridad de sus rutas comerciales.

Las investigaciones arqueológicas indican que la ciudad antigua de Dongola, capital de Makuria, debió tener una gran importancia a tenor de los monumentos ahí encontrados.

Comerciaban oro, marfil y cobre con estados vecinos como Etiopía, pero también participaban en intercambios a gran escala y sus caravanas comerciales llegaban a estados e imperios del corazón de África.

La sociedad estaba estructurada siguiendo los esquemas bizantinos. Los edificios y sus decoraciones imitaban sus modelos y las clases dirigentes copiaban hasta su forma de vestir.

El reino de Makuria vivió su momento de máximo esplendor en los siglos VIII y IX, y mantuvo su independencia hasta el siglo XIV. Las crisis internas y las cada vez más tensas relaciones con los musulmanes precipitaron su fin. Intentaron negociar un nuevo acuerdo para mantener su independencia pero la imposibilidad de hacer frente a los pagos provocó la invasión de los mamelucos en 1312.

La elección de un musulmán como rey de Makuria provocó una guerra civil que, unida a las consecuencias de la peste negra, firmó el fin de aquel reino cristiano.


Share Button

Adquiere nuestros libros impresos con un 5% de descuento, gastos de envío gratis y la versión ebook de regalo. Solo tienes que visitar la tienda online de Punto de Vista Editores e ingresar el código de cupón PDV-04001


Participa en la discusión

  • (no será publicado)