Trumpism (Trumpismo)

Por . 21 enero, 2017 en Mundo actual
Share Button

Es ya un lugar común llamar populista a Trump. Y no es extraño, porque el populismo es un concepto tan socorrido y escurridizo que ha servido para identificar a cosas tan diferentes como el lerrouxismo, elperonismo, el fascismo, el chavismo, Berlusconi o Podemos.
Cuando fenómenos tan diferentes entran en el amplio paraguas de una definición, resulta muy difícil precisarlos y todo se resuelve mostrando lo contradictorios que son.
Hay algo de Trump que conecta con todas esas formas de populismo. Su reivindicación del pueblo frente a la clase política/dominante, a la que se acusa de corrupción. Su caudillaje, siempre resaltando su personalidad y la capacidad de forjar una América grande después de que todos los demás la hayan hundido. Su etiqueta de rebelde -sí, rebelde-, frente al establishment acomodadizo. En suma, su movilización del pueblo a partir de una retórica emocional, dirigida por el salvador, le conecta con los más claros ejemplos de populismo en la historia, acompañados a menudo de un ultranacionalismo y de una radical retórica demagógica.

h1pb66jve_930x525Pero hay algo diferente en Trump, que creo que acabará definiéndose como Trumpism (Trumpismo). Su discurso antipolítico es falso porque no pretende subvertir el sistema social, ni está en el escenario apropiado para eso. Su recurso al pueblo está reñido desde el principio por el lugar que Trump ocupa entre las elites y por las conexiones tan estrechas que tiene -y va a tener su gobierno- con la plutocracia más burda y tradicional, anclada en la historia estadounidense (sin ella, es difícil entender a esa sociedad). El incendiario “populista” defiende en realidad valores conservadores de toda la vida, desde el machismo a la xenofobia, pasando por el nacionalismo y las constantes referencias a su directa conexión con Dios.

Postfascismo? Postpopulismo? TRUMPISMO. El violador de las normas bebe las fuentes ya inventadas, muchas de ellas anticuadas. Las mezcla y al final sale ese nuevo concepto que su mandato va a ir configurando, con toda la ambivalencia desconcertante que tan poderoso le ha hecho. Lenin dijo que “el populismo se asemeja a Jano que mira con un rostro hacia el pasado y con el otro hacia el futuro”. Trump va a mirar poco al futuro, pero las democracias liberales en crisis van a fijarse mucho en él, en el Trumpismo.


Share Button

Participa en la discusión

  • (no será publicado)