¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho?

Por . 21 junio, 2017 en Reseñas , Siglos XIX y XX
Share Button

No puede concebirse Estados Unidos sin la comunidad afroamericana. La economía, la cultura, la historia o la propia identidad del país llevan en su ADN el color negro de una piel que fue esclava desde el siglo XVII hasta bien entrado el XIX.

 

Esclavitud

Ya en 1619, más de un millón de negros sufrían el estigma indeleble en el nuevo continente. En el trayecto marítimo (con una duración de diez o doce semanas) fallecían dos de cada cinco africanos, víctimas de un negocio que pronto dominaron los negreros holandeses e ingleses. Liverpool sumaba en 1795 un centenar de barcos dedicados a ese comercio inhumano. Por entonces, más de 15 millones de personas habían perdido su libertad y producían en condiciones de explotación horrendas.

El algodón no engaña, porque esa abyección hizo saltar la producción de la fibra textil en el Sur desde mil toneladas en 1790 hasta un millón de toneladas anuales en 1860. En ese período, los esclavos habían aumentado desde los 500.000 hasta los cuatro millones. En 1857, el Tribunal Supremo de Estados Unidos consideraba con toda naturalidad que un esclavo llamado Dred Scott era una simple propiedad y por tanto sus exigencias de libertad sólo podían considerarse un disparate.

Desde la abolición al final de la Guerra Civil estadounidense, en 1865, los afroamericanos siguen combatiendo otras formas más brutales (el Ku Klux Klan congregaba cuatro millones de miembros en los años veinte del siglo pasado) y más sutiles de discriminación; por ejemplo, el 40% de los presos de Estados Unidos son negros (sobre un total de 2,2 millones de personas encarceladas) y cerca del 30% sufren pobreza severa.

 

Soul

La explotación salvaje de los negros es una herida abierta. Cada vez más voces reivindican el protagonismo de millones de víctimas del racismo en la construcción del país y se abre paso el debate sobre las compensaciones pendientes por la esclavitud.

Una de las primeras y más contundentes reclamaciones la lanzó hace casi medio siglo el grupo góspel The Staple Singers, con la canción When Will We Be Paid? (‘¿Cuándo nos van a pagar?’). La pieza aparece en We´ll Get Over, su segundo elepé con el sello Stax, publicado en 1970. No registró un éxito notable ni tampoco ha logrado erigirse como un himno, a diferencia de clásicos como We Shall Overcome. Sin embargo, puede comprobarse la fuerza expresiva de este tema en la película Soul to Soul (1971), documental sobre un concierto que ofrecieron en Ghana varios músicos afroamericanos de primera fila. Uno de los cantantes, Roebuck “Pops” Staples, había nacido en el Delta, en 1914, y entonó desde niño los cantos de trabajo en la Plantación Dockery, donde bregaba en los campos de algodón

En esta canción, escrita por Randall Stewart, se explica con toda claridad la exigencia:

 

staplesingers¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / ¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / Hemos luchado en vuestras guerras en todas partes / Para mantener este país libre, a todos, mujeres, niños y hombres / Pero cada vez que pedimos un pago o un préstamo / Entonces todo parece estar mal / Hemos recibido palizas, nos han insultado, disparado y apedreado / Cada vez que lo hacemos bien / Alguien dice que estamos equivocados / Dime: ¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / ¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / Escucha: Hemos trabajado este país de costa a costa / Nuestras mujeres cocinan toda tu comida y lavan toda tu ropa / Recogimos algodón y pusimos el acero del ferrocarril / Trabajamos con nuestras manos hasta desollarnos en tu aserradero / Dime: ¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / ¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / ¿Estaremos alguna vez orgullosos de ´Mi país, es tuyo´? / ¿Cantaremos alguna vez con fuerza ´Dulce Tierra de la libertad´? / ¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / Quiero saber, Yo quiero, quiero, quiero saber (cuándo, cuándo, cuándo, cuándo) / ¿Cuándo nos van a pagar por el trabajo que hemos hecho? / ¿Por qué no nos pagan? /Oh, oh, ¿cuándo, cuándo vamos nos van a pagar? / Hemos renunciado a nuestro sudor, ahora, y a todas nuestras lágrimas / Hemos tenido esta vida durante más de 300 años / Yo, quiero saber, el trabajo que hemos hecho”.

 

La canción exige reparaciones económicas tras siglos de opresión, odio y muerte. Es un grito que reclama el pago compensatorio a los esclavos, un debate más del presente y del futuro que del pasado. The Staple Singers cantó la historia de su comunidad, desde la esclavitud, con aliento combativo y siempre en primera línea de la lucha por los derechos civiles.

El texto de ‘¿Cuándo nos van a pagar?’ se inspira en el discurso que pronunció Martin Luther King, en 1963, en Washington, cuando dijo ante una multitud:

 

23a4bebed4a1b12766e54a8300c5dde5“Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, estaban firmando un pagaré del que todo americano iba a ser heredero. Este pagaré era una promesa de que a todos los hombres —sí, a los hombres negros y también a los hombres blancos— se les garantizarían los derechos inalienables a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad. Hoy es obvio que América ha defraudado en este pagaré en lo que se refiere a sus ciudadanos y ciudadanas de color. En vez de cumplir con esta sagrada obligación, América ha dado al pueblo negro un cheque malo, un cheque que ha sido devuelto marcado “sin fondos”.”

 

Estas palabras reflejan el devenir de un colectivo apaleado que contribuyó de forma transcendental a la historia y cultura estadounidenses. Tras arrancarlos de sus hogares en África, aquellos seres humanos fueron desplazados hasta las colonias y convertidos en esclavos. Luego evolucionaron hasta convertirse en mano de obra barata y carne de cañón. Ahí está buena parte del secreto económico de la superpotencia.

 

‘¿Cuándo nos van a pagar?’, en Soul to Soul:


Share Button

Participa en la discusión

  • (no será publicado)