Los amantes de Teruel: leyenda e Historia

Share Button

Señala el profesor Guillermo Carrascón que “en su profunda incomprensión del nuevo sistema teatral, que para 1613 estaba ya bastante establecido, Cervantes tampoco se había dado cuenta de que la práctica posteriormente llamada refundición era una de las formas de la intertextualidad en que se asentaban los cimientos de la comedia nueva”.

Es extraño, pues era técnica poética cotidiana –las traductio, amplificatio, imitatio, aemulatio e inventio–, que no sólo viene del renacimiento sino que perdurará con excelente salud hasta que, entrado el siglo XVIII, cambie la consideración filosófica de la poesía y de ciencia –la ciencia– pase a ser considerada creación. Bueno, hasta bien entrado el siglo XVIII, el XIX, el XX y seguro que el XXI: pensemos cómo la técnica ha sobrevivido en el teatro con las adaptaciones y versiones firmadas también por el manipulador y no digamos nada del picadillo que el cine ha hecho de las obras originales, clásicas y modernas, que no distingue.

Veamos lo que da de sí con un ejemplo: la comedia de Lope de Vega Castelvines y Monteses (datada entre 1606 y 1612) se basa en una novela italiana de la recopilación Historias trágicas exemplares sacadas de las obras del Bandello Veronés (impresas en Salamanca, 1589), de Matteo Bandello (Castelnuovo Scrivia, Italia, 1480-Agen, Francia, 1562), la misma que utiliza William Shakespeare para su Romeo y Julieta (ca. 1595), aunque en Lope el amor no es trágico sino constructivo y conduce a los amantes a unas relaciones felices en las que ellos y sus antagónicas familias comen perdices…, si es que el escritor italiano del XVI no lo tomó de la leyenda turolense del siglo XIII de los amantes de Teruel.

 

La leyenda

degrain2Un té rápido –un Earl Grey de Twinnings, desde luego, muy cargado, con miel y un chorrito de limón. Sin pastas…– para degustar la preciosa leyenda que cuenta la desgracia del joven noble Diego de Marcilla, tan pobre como enamorado de Isabel de Segura, bella joven dama noble y acaudalada, que ha de salir en busca de fortuna por el periodo de cinco años que le promete el padre para guardarle la mano de la joven, a la que quiere casar con un pretendiente adinerado.

La fortuna le sonríe a Diego en las guerras de Andalucía, pero la fatalidad le obliga a apurar el plazo, aunque entra en Teruel el mismo día que se cumple. Lo recibe el jolgorio de las celebraciones de una gran boda en la ciudad, que había tenido lugar el día anterior, lo que el joven toma por buen augurio…, hasta que conoce que la novia había sido su amada Isabel.

Consigue entrevistarse con ella, que le confía que sigue siendo virgen pues había puesto como condición para casarse un día antes de que expirase el término había sido no ‘consumir’ matrimonio la noche de bodas; ambos están desfallecidos de dolor por la desdicha mutua; él le pide un beso de despedida que ella le niega por su condición de esposa de otro hombre; tras un segundo rechazo, Diego se desploma sin vida a sus pies.

Las alegrías musicales de la víspera se truecan en el monótono y sombrío sonido de las campanas tocando a muerto. En la iglesia de San Pedro, la misma donde se había casado Isabel, se alza el túmulo de Diego; a mitad del oficio religioso, la figura estilizada de Isabel recorre como un torbellino de luz las tenebrosas naves hasta el pálido cadáver de su amado; abraza su cuerpo y sella su boca con sus labios.

Nunca se dirá mejor que el silencio es mortal: Isabel no llora ni se lamenta; los asistentes al funeral no reaccionan y tampoco el cura, que opta por continuar el oficio. Hasta que no termina, nadie se atreve a separar a Isabel de Diego y cuando tratan de hacerlo con palabras de consuelo, Isabel cae muerta al suelo. Se conoce su voluntad de ser enterrada junto a su amado, con las manos entrelazadas, a lo que acceden ambas familias, que, humilladas por la desventura de sus hijos, se reconcilian –del marido no habla nadie; parece que por mucho que asesinaran en nombre de su honor, la condición de cornudo no era muy respetable…–. Corría el año 1217.

Digamos al paso, como curiosidad, que nada se dice sobre las causas de la muerte de Isabel; ‘aparenta’ ser de mal de amor, pero, ¿ha tomado un bebedizo, como veremos en Boccaccio, o aún no ha llegado a la literatura castellana la hora de una Melibea suicida por amor (1499)?

 

¿Historia? ¿Leyenda o realidad?

La leyenda en seguida se hizo muy popular en una Europa literariamente dispuesta para la novela sentimental prerrenacentista, para el individuo como sujeto central de la vida. Pero, leyenda, ¿o historia?

En uno de los tantos meneos como se dan en los enterramientos eclesiásticos para hacer sitio a nuevas vanidades recién fallecidas, hacia 1619 fueron exhumados de la capilla de San Cosme y San Damián de la iglesia de San Pedro dos cuerpos momificados de una mujer y hombre cogidos de la mano y con los vestidos en buenas condiciones.

amantes-2_1El notario que identificó las momias como la de los dos no-amantes pero muy amadores fue Juan Yagüe de Salas (Teruel, 1561-1621). La sucesión de hechos no puede ser más sorprendente: el notario y escribano, secretario y archivero del concejo de la ciudad de Teruel, también era poeta y era de los miembros de la Academia de los Montañeses del Parnaso, fundada en Valencia por Guillén de Castro como sucesora de la de los Nocturnos. Tres años antes, en 1616, había dado a la imprenta la Epopeya Trágica de los Amantes de Teruel, un poema narrativo escrito en sólo 20.043 endecasílabos, que le valió ser considerado poeta turolense principal y por lo que Cervantes le dedicó un soneto. Su epopeya, ya conocida como Los Amantes de Teruel siguió fielmente los hechos narrados en la tradición oral y en los textos del siglo anterior, el XVI.

Lo curioso es que cinco días antes del descubrimiento de las momias enamoradas, el propio Yagüe de Salas encuentra en el llamado Archivo Pequeño de la ciudad, el que se conoce –por los textos, pues desapareció– “papel de letra antigua” con la relación de la historia de Diego e Isabel. Yagüe se rodea de una verdadera corte –otros dos notarios, el vicario del templo y otros clérigos, un descendiente de los Marcilla y varios testigos oculares para testificar el descubrimiento, del que se levanta acta con dos protocolos, de las notarías de Yagüe y de Juan Hernández, uno de los otros dos notarios –y que se conservan en el Archivo Histórico Provincial–, en los que se transcribe el citado documento “de letra antigua”, junto con una detallada descripción de las momias y de sus vestimentas.

Ser tiempos de farsantes, el hincapié que se hace para descartar una falsificación –esa insistencia en que se trata de “papel de letra antigua” y esa procesión de personajes como para dar verosimilitud a una identificación por entonces imposible y sólo indirecta– y esas casualidades tan oportunas, no dejan descartar ninguna sospecha. Y, al tiempo, revela la popularidad de la tradición y la importancia de ambos descubrimientos, para una leyenda, un hecho, que ya llevaba más de un siglo, que se conozca, inserto en la tradición literaria.

La primera obra de que se tiene constancia que cuenta los infortunios de los enamorados es la Historia lastimosa y sentida de los dos tiernos amantes Marcilla y Segura, naturales de Teruel, ahora nuevamente copilada y dada a luz por Pedro de Alventosa, vecino de dicha ciudad. Relato que, por desgracia, no se conserva y del que sabemos su existencia gracias a don Pascual de Gayangos y Arce (Sevilla, 1809-Londres, 1897) –uno esos eruditos del XIX que tanto trabajaron por la literatura española, el nuestro arabista y bibliógrafo además–, quien pudo copiar su ficha bibliográfica en Londres, cuando redactaba las notas a la traducción española de la Historia de la literatura española del hispanista norteamericano M. George Ticknor (a quien, por cierto, el muy renombrado don Cayetano Alberto de la Barrera, con displicencia adecuadamente británica, lo califica en su ‘Catálogo bibliográfico y biográfico del teatro antiguo español’, de “diligente, si bien algunas veces ligero e inexacto”).

“Del contenido concreto de la versión de Alventosa, Gayangos no nos dice nada y sus diez y seis hojas en cuarto a dos columnas no se han vuelto a encontrar”, informa el historiador Antonio Linage Conde (Sepúlveda, Segovia, 1931), quien observa que ese “nuevamente compilada” del título de Alventosa supone al menos un relato anterior. Relato que ha de ser de la segunda mitad del siglo XV o de antes, porque en la novela castellana Triste deleytación, de autor anónimo, datada hacia 1450, se menciona la historia, pero como no se copila ha de suponerse que cita una obra, si no más, anterior y, además, conocida (“La evolución literaria del argumento de Los Amantes de Teruel”, www.hottopos.com).

Encontramos otras alusiones a Diego e Isabel en el siglo XVI: en el poema latino Silva tercera a Cintia (1556), de Antonio Serón (Calatayud, Zaragoza, ca. 1512-ca. 1587); en El peregrino curioso y Grandezas de España (1577) de Bartholomé de Villalva y Estañá; en Los amantes (1581), tragedia de Andrés Rey de Artieda (Valencia, 1549-1613) –y a quien Lope conoció en la Academia de los Nocturnos–; en el canto IX del Florando de Castilla. Lauro de caualleros (1588), novela de caballerías en ‘octaua rima’ de Jerónimo Gómez de Huerta (1573-1643) y en un soneto del Discurso II de La constante Amarilis (1609) de Cristóbal Suárez de Figueroa (“Amantes de Teruel”, en Gran Enciclopedia Aragonesa on line, www.enciclopedia-aragonesa.com).

Linage Conde es el Yagüe de Salas contemporáneo, pues a su condición académica de historiador une la profesión de la notaría y como, en este caso, fue además notario de Teruel, sumó ambas capacidades para revisar a fondo la documentación sobre todos los protagonistas de la desgraciada historia de amor. Y él, como otros historiadores devotos de esta tradición, conscientes de que no hay pruebas definitivas sobre los extremos del relato ni de la identidad cierta de la pareja momificada, se inclina por su verosimilitud histórica a la espera de que aparezcan esas pruebas, o san ADN aclare las cosas…

 

Y, por fin… Hartzenbusch

amantes-libro-1Nos preguntábamos si Bandello no habría bebido en las ya se ve que bastantes aguas, orales y escritas, de la leyenda-realidad de los amantes de Teruel y de él y/ o de ellas, Lope y Shakespeare. Pero no hay que dejar de tener en cuenta que por muy singular que parezca por su capacidad para exaltar el ánimo no deja de ser un argumento manido, universal e intemporal. Porque aunque es verdad que ha pasado casi un siglo y medio desde los sucesos turolenses hasta que Giovanni Boccaccio escribe su Decamerón (1353), sería más complicado, si no imposible, trazar el conocimiento de los hechos por el genio italiano como inspiración de la novella o jornada cuarta de su libro.

Cuando veíamos al caballero bajarse del caballo y dejar en él el amor cortés para echarse en el catre con las armas del amor altanero, Boccaccio produce el impresionante discurso moral que la bellísima Ghismunda, enamorada de Guiscardo, dirige a Tancredo, su cruel padre, que ha ordenado asesinar al joven para arrancarlo de los brazos de su hija y a quien presentan el corazón de su amante en una copa de oro, sobre el que Ghismunda vierte veneno y se suicida. Reléase: no se encontrará en la cartelera espectáculo de mayor belleza…

De modo que, ¿quién sabe? La imitatio continúa, ahora también de los imitadores, de fuera y de aquí. Tirso de Molina escribe Los amantes de Teruel (1635), con los trucos aprendidos de Lope: Diego no marcha a batallas tan remota como la de las Navas de Tolosa (Jaén, 1212) sino a la de La Goleta (Túnez, 1535), aún viva en el imaginario popular, donde, además tiene la oportunidad de salvar la vida nada menos que a Carlos V, quien, como es natural, lo cubre de riquezas para comprar la mano de Isabel…

Y el imitador del imitador es imitado: Juan Pérez de Montalbán, el colega y hagiógrafo de Lope, que utilizó más la obra de Tirso que la de su maestro para su Los amantes de Teruel (1638), mejora de la versión de Tirso para alguna crítica. No sé si en la misma estela “postlopesca”, Pérez de Montalbán añadió nuevas sabrosas innovaciones en la historia original, pero de hacerlo se quedaría corto respecto a Juan Eugenio Hartzenbusch (Madrid, 1806-1880), quien vuelve a los cinco actos por cuyo rechazo se habían peleado Cervantes, que reivindicaba la paternidad de los tres actos, y Lope, que se la atribuía a Virués, mezcla verso y prosa, mientras que susurraba a su hagiógrafo Montalbán: di que fui yo, que digo que fue el capitán Virués por humildad…

En la vorágine imitativa, superada la ampliatio por Tirso y la emulatio por Montalbán, de manos del brillante hijo de un ebanista alemán y una española, llega la inventio: dos siglos después, Los amantes de Teruel (1837) de Hartzenbusch es prueba que las comedias aún “las paga el vulgo”: por si no hubiera sido malhadada la vida de los pobres amantes, el ‘inventor’ se inventa para Diego una novia violenta, Zulima, y para Isabel una madre adúltera…

¿Una Zulima enamorada de Diego y vengativa; una doña Margarita, madre de Isabel, casquivana? ¿Por don Juan Eugenio Hartzenbusch? Ayayay, será posible…

Por eso, cuando los highbrows [Con ayuda de uno mismo y de Ángel Gómez-Cabrero Ortiz (Sobre el concepto de cultura en Sociología, Escuela de Gestión Comercial y Marketing ESIC, Madrid, 1988), resumo la vieja, aburrida, estéril polémica de siempre y formulada en el siglo XX entre highbrows y lowbrows, entre apocalípticos e integrados de Eco: “Según esos intelectuales highbrows, pues, al mantener que hay una buena cultura, alta y refinada frente a una mala cultura, baja, brutal y vulgar, los medios de comunicación de masas corrompen la alta cultura y extienden la cultura brutal (postura apocalíptica) o, por el contrario (postura integrada), ejercen una función benefactora poniendo la alta cultura al alcance de las masas. La masscul’t es la cultura de más bajo nivel, la lowbrow, opuesta a la cultura de calidad, la highbrow. Aunque les vino muy bien –al fin y al cabo, hay que trabajar para vivir– un tercer nivel, el middlebrow, la midcult o cultura de la medianía que posee las cualidades del masscult –la forma, la reacción controlada, la falta de otro patrón de medida que no sea la popularidad– pero con una coartada cultural” (Ignacio Fontes y Manuel Á. Menéndez, ‘El Parlamento de Papel. Las revistas españolas en la transición democrática’, Ed. Anaya para Asociación de la Prensa de Madrid, 2005).], como llaman los sociólogos norteamericanos a los intelectuales de cejas alzadas y gesto de que siempre algo huele mal en la Dinamarca que les ha tocado vivir, se quejan de la frivolidad de la cultura popular en la España del siglo XXI, que incluye la prensa del corazón y la televisión basura, sonrío –en realidad, les extiendo un vale para sonreír cuando no tenga, como suelo, el labio partido–. Si don Juan Eugenio Hartzenbusch, justamente considerado –creo…– un principal de los dramaturgos del Romanticismo español, adultera con corazonadas y basurillas la tersa historia de Diego e Isabel…

A veces, es preferible la brutalidad del ingenio popular, que para reducir el mal de amor a los estrictos límites domésticos, para que el tufo a repollo hirviendo o a sardinas friéndose impida que se confunda una pelea con una épica, hizo el pareado:

Los amantes de Teruel,

tonta ella y tonto él.

Claro que a quienes nos guste esa olor –la de las sardinas, ¿eh? No la del repollo–…

 

~

 

(De Literatura para amantes. Apuntes para una historia social de la poesía clásica española, en preparación).


Share Button

Participa en la discusión

  • (no será publicado)