Marisol Carrasco Fernández

1 jul, 2011

Soy una de las muchas personas nacidas en pleno apogeo del baby boom español, en 1964. Aquel año fue bisiesto, los Juegos Olímpicos se celebraron en Tokyo, la Selección española de fútbol ganó la Eurocopa, y el país entero estaba inundado con actos de propaganda franquista alusivos a los “Veinticinco años de paz”. Sobre todo en Madrid, mi cuidad de origen.

Los adolescentes de mi generación fuimos de los primeros en completar el sistema educativo que implantó la EGB, el BUP y la FP. Este último nivel de enseñanza fue el que elegí en su momento y en el que, actualmente, desarrollo mi labor profesional. Soy profesora de Formación Profesional desde 1985, cuando con tan solo veinte años de edad aprobé las oposiciones. En la actualidad compagino las aulas con la elaboración de libros de texto para enseñanzas profesionales.

He dedicado toda mi vida profesional a la enseñanza y, de forma paralela, he desarrollado mi formación académica: estudios de Ciencias Empresariales y de Relaciones Laborales en la Universidad Complutense que, salpicados e interrumpidos a causa de los destinos en institutos de diversas ciudades de España, al final derivaron en la Licenciatura en Derecho por la UNED.

La pasión por la Historia me llevó a comenzar esa carrera universitaria, aun cuando se encuentra alejada de mi especialización profesional en Procesos de Gestión Administrativa.

Desde niña, por la influencia del cine y, sobre todo, por la procedencia familiar de una ciudad con el peso histórico de Alcalá de Henares, he sentido el impulso de estudiar, de investigar y de maravillarme por nuestros orígenes y por los acontecimientos pasados que condicionan tanto el presente como el futuro.