Estudié Biología en la Universidad Autónoma de Madrid y me licencié allá por 1998 en Bioquímica y biología molecular. Cinco años más tarde me doctoré en Genética del desarrollo en la misma universidad y sólo dos años más tarde, en 2005, empezó mi periplo por el mundo. En marzo de ese año partí a Nueva York, al Hospital Mount Sinai, donde continué mis trabajos en genética en su Facultad de Medicina y en 2008 me trasladé al Instituto Pasteur de París, básicamente a hacer lo mismo desde otro enfoque. Por qué decidí dejar mi actividad científica en 2011 es algo demasiado complicado de abordar aquí. Dejémoslo en que mi trabajo actual, como editor científico de la revista de biología molecular The EMBO Journal, recompensa con creces las penurias a las que un investigador se somete, voluntaria o involuntariamente.