Los peores crímenes bibliográficos los he cometido en el ámbito de mi trayectoria académico-universitaria, que se centra fundamentalmente en el pensamiento español, con libros como Las indecisiones del primer liberalismo español; Cádiz, 1812; Floridablanca en la guerra de la Independencia y la Historia de las Cortes de España. De 2013 es mi Breve historia de la utopía. He colaborado en diversos libros colectivos como Los pilares de la ética moderna; La sonrisa del sabio o Sendas liberales; y publicado artículos en revistas de carácter nacional e internacional. Y hay gente en el mundo tan incauta como para invitarme como profesor visitante en universidades como las de Leeds y Stanford, donde di la tabarra al personal con clases y conferencias sobre el exilio o las visiones españolas de las independencias de Latinoamérica et alt.